Rechazó una millonada de China para quedarse en Serbia

La ilusión de jugar la UEFA Champions League aunque no sea en uno de los clubes millonarios de Europa occidental llevó a Milos Degenek a rechazar una oferta de varios millones del fútbol de China para defender los colores del Estrella Roja de Belgrado.

Sus finanzas hubieran cambiado sustancialmente, sin dudas, los chinos le ofrecieron un contrato por tres años de 11 millones de euros, sin embargo Degenek optó por salirse del fútbol saudí para retornar a la serbia de su corazón.

Nacido en Croacia, pero expulsado a Serbia, tierra de sus abuelos, debió soportar con cinco años de edad el hambre y la desolación como refugiado, y de yapa, un bombardeo aéreo de la OTAN en 1999 provocó un trauma mayor en su vida. Finalmente en 2001 su familia pudo pegar el salto e irse a Australia donde la vida de Milos Degenek cambió radicalmente.

Desde allí el defensor de 1,87 de estatura, pasó a defender a la selección australiana, pero sus raíces balcánicas se mantuvieron intactas.

Pese a su pasaje por el fútbol alemán, y el conocimiento de extremo oriente gracias a su pasaje por el Yokohama Flugels Marinos, el defensor sintió que es momento para volver a defender los colores del Crvena Zvezda o en un buen español Estrella Roja.

Las ilusiones de Degenek son claras: jugar la Champions League. Finalmente se dio el gusto pero al único equipo de la ex Yugoslavia en salir campeón de este torneo le fue horrible y terminó último en el Grupo B, detrás de Bayern Munich, Tottenham Hotspur y Olympiakos del Pireo, con apenas tres unidades producto de una victoria sobre los griegos.

«He logrado mucho en el fútbol, ​​pero no hay satisfacción». Tengo muchas más ambiciones y objetivos, quiero lograr cosas hermosas tanto como atleta y como hombre de familia. Estoy orgulloso y contento de haber tenido el coraje y la capacidad de rechazar 3.200.000 euros al año en China para regresar al Estrella”, explicó el futbolista australiano en una entrevista con el Sports Journal .

En enero de 2019, firmó a Degenek con Al Hilal, pero después del cambio de entrenador perdió su lugar en el equipo y tras unos meses comenzó a apresurarse para cambiar de club. Antes de ser prestado por el albirrojo de Belgrado (luego comprado por 1,500,000 de euros), recibió una oferta jugosísima de China.

«Estaba en preparación en Austria, en la sala con Giovinco, cuando estaba en la mesa con un contrato de tres años en China, con 3.200.000 euros por temporada. Este es un ingreso de 10,000,000 sin contar adicionales que llegarían a los 11,2 millones de euros, dinero que salva no solo mi vida sino también el futuros de mis hijos, e incluso a sus el de sus hijos también. Raramente alguien rechazaría tal oferta, sé que a las personas les pareció que no era inteligente. Abrí el camino para volver a Estrella, porque durante seis meses fue hermoso, había cosas que no había cerrado en mi pasaje anterior», dijo el futbolista.

El hecho es que el SIPG de China era el interesado por el serbio-australiano de 26 años, pero lo triste es que si bien pudo darse el gusto de jugar la Champions con el equipo de sus amores, el zaguero no puede culminar la temporada con el sueño de ser campeón serbio con un Estrella Roja que está once puntos arriba del Partizan, también de Belgrado, a falta de apenas cuatro jornadas para la conclusión del certamen, trunco por la pandemia de coronavirus.

«Volví, pero parece que Dios no está queriendo que terminemos el campeonato de la manera correcta», lamentó. «No me arrepiento de nada», reflexiona y cierra indicando estar muy feliz con sus «seres queridos».

@lostribuneros

Fijate en

Australia se rinde a los pies de Messi: «Legendario talismán»

Los Socceroos se rinden a los pies del equipo argentino pero especialmente a los pies …