Real Sociedad lapidó a Lyon y clasifica

Real Sociedad se cobró la eliminación en manos del Lyon de hace cerca de 10 años, al vencerlo por los play-offs de la Champions League. El equipo vasco se metió en la zona de grupos, tras vencer la eliminatoria por un global de 4-0. 

(Marca.es) Este jueves, Carlos Vela acaparará todos los piropos de una prensa eufórica por la fabulosa exhibición realista y quizás sea lo más justo, pero quiero comenzar esta crónica destacando a todos y cada uno de los futbolistas del conjunto donostiarra que han hecho posible este pequeño milagro. Porque Vela fue el mascarón de proa de un equipo con mayúsculas, un conjunto que maniató al Olympique de Lyon hasta el extremo de vulgarizarlo y empequeñecerlo.

Grande, muy grande el partido del mexicano, no cabe duda, pero no menos imponente fue la puesta en escena de gente como Iñigo Martínez o Markel Bergara. Sólo así es posible que las estrellas acaparen los focos, porque no hay fallos que retratar. Bien lo sabe el Lyon, que chocó contra una roca sin lograr el más mínimo resquicio en el pétreo entramado defensivo dispuesto por Arrasate.

El técnico realista fue fiel a su estilo y quiso brindar a Anoeta una noche inolvidable. No valía sólo con defender, por mucho que el 0-2 de la ida fuese una renta más que tentadora. Había que pasar por la puerta grande y eso pasaba por ser generosos en el esfuerzo y valientes en el estilo.

Dos a cero. Así concluyó el encuentro, para felicidad de una grada que vitoreó a sus ídolos hasta la extenuación. Pero pudieron ser más, muchos más, porque el repaso realista fue de los que hacen época. El Lyon salió con fe, sabiendo que debía morir matando, pero el ardor guerrero le duró quince minutos. El tiempo suficiente para comprobar que el rival era un gigante, un equipazo que estaba varias cabezas por encima de las humildes posibilidades del conjunto galo.

Fue así como empezaron a llegar las ocasiones realistas, en un goteo incesante que martilleó la ya frágil moral del Olympique. Seferovic, Griezmann y Vela se bastaron para desquiciar a una zaga superada por las circunstancias y la velocidad endiablada de los atacantes locales.

Con todo, unas veces Lopes y otras, la falta de puntería de la delantera txuri urdin, evitaron que el marcador se moviese antes del descanso. El 0-0 pudo ser un motivo de esperanza para el Lyon, pero ni por esas, tal era la superioridad del equipo donostiarra.

La segunda parte respetó el guión dispuesto por Arrasate, porque las contras realistas se sucedían a velocidad de vértigo y era cuestión de tiempo que alguien acabara acertando. Pudo ser el bueno de Seferovic (¡qué fichaje!), pero su remate lo escupió el palo izquierdo de la meta defendida por Lopes.

Al final, el melón se abrió de la forma más insospechada, con un saque de esquina de Griezmann que Vela cabeceó a placer tras un fallo en cadena de la zaga y el buen portero luso del Lyon. El tanto del mexicano desató definitivamente la locura en una grada embelesada por el fútbol de los suyos.

Felicidad extrema que se transformó en éxtasis con el majestuoso y postrero tanto de Carlos Vela. El delantero azteca no aparece nunca en las quinielas de los mejores futbolistas del mundo pero tiene cosas de las que muy pocos pueden presumir. Su segundo gol fue un monumento al esfuerzo, pues recorrió 60 metros antes de picar la pelota por encima de Lopes.

No había mejor sello para una clasificación histórica, porque la Real ha dejado una tarjeta de visita inmejorable en esta previa de Liga de Campeones. Ahora viene lo grande y toca disfrutar, pero que nadie dude de que este equipo dará que hablar en Europa. ¿Miedo al bombo? ¡Que tiemblen ellos!

Fuente: Marca.es

Fijate en

Batallas Sin Cuartel: Empates de Infarto en la UEFA Champions League

¡Empates electrizantes en los primeros asaltos de los cuartos de final de la UEFA Champions …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *