Real Madrid se consagró campeón del Mundial de Clubes

El equipo madridista derrotó por 2-0 a San Lorenzo de Almagro en la ciudad de Marrakech y se consagró campeón del Mundial de Clubes, consiguiendo su cuarto título y alcanzó el récord del AC Milan.

La final del Mundial de Clubes de Marruecos terminó con un cómodo triunfo de Real Madrid por 2-0 en un estadio de Marrakech que estaba repleto.

San Lorenzo de Almagro hace rato que perdió la memoria y no en vano que en el campeonato de Transición pasó, prácticamente, inadvertido.

Los «Cuervos», que apenas habían podido vencer en tiempo suplementario a un equipo amateur, como lo es el Auckland City de Nueva Zelanda, llegaron como «Cenicientas» a la final ante un descollante Real Madrid, que se llevó puesto 4-0 al Cruz Azul de México en la otra llave, y el cuento no tuvo el final soñado por el hincha.

El equipo dirigido por el «Patón» Bauza no tuvo la explosión que se esperaba, ni la rebeldía, y entró al campo a hacer un papel digno.

Tácticamente, los «cuervos» arrancaron bien, cerraron los espacios, se mostraron aguerridos y no dejaban a los feroces atacantes madridistas. Pusieron pierna firme y dejaron en evidencia a jugadores de la talla de Cristiano Ronaldo, quien prácticamente, fue «borrado» del partido, luego, intentaron salir de contra, pero no tenían atacantes que graviten, incluso, hubo una posibilidad de llegada liderada por el uruguayo Cauteruccio, pero éste quedó sólo ante un mundo de defensores y volantes, perdiendo el balón y malogrando la chance de poner en peligro a Iker Casillas.

Real Madrid no le encontraba la vuelta al equipo argentino, pero fue observador, cocinó a fuego lento, y aprovechó una pelota que fue robada en su sector derecho, salió de contra en diagonal y obligó a Torrico a lucirse y mandarla al córner. Sergio Ramos, el lungo defensor merengue, ganó en el área y metió el impensado 1-0, de cabeza, a los 37′.

El gol del equipo español tiró por tierra a un Ciclón que se vio obligado a adelantarse e ir al frente en busca del empate.

Bauza cambió la disposición táctica del equipo, lo mandó al frente, y eso fue bien visto por su colega Ancelotti, que cambió el dibujo y sacó réditos de los espacios.

San Lorenzo no gravitaba, Casillas era un espectador de lujo, para peor, los merengues pisaron el acelerador, el galés Gareth Bale dentro del área sacó un remate débil, pero cuando uno anda torcido, anda, y el arquero Torrico no pudo contenerlo, se le escapó por debajo de su humanidad y la pelota mansamente se metió en el arco: 2-0 a los 51′.

El gol del equipo español tiró por tierra todo esfuerzo hecho por San Lorenzo, quien, luego, a las cansadas, provocó algunas situaciones de riesgo con remates desde media distancia. Iker Casillas se lució en dos ocasiones e hizo atajadas para la «foto».

Real Madrid no pisó el acelerador, porque bien pudo haber goleado, prefirió cuidar el resultado y sin pasar zozobra, ni mucho menos, sumó su cuarto título.

@lostribuneros

Fijate en

Golazo de Julián Álvarez, el hombre de los goles importantes

El cordobés Julián Álvarez debutó como titular en el equipo argentino en partido crucial por …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.