Rarezas de Italia 34

Italia se clasifica a su Mundial

Por primera vez la FIFA estableció eliminatorias para conformar los 16 países participantes del Mundial de Italia. Entre ellos estuvo el propio equipo azzurro, que en grave error organizativo fue obligado a jugarse su plaza. El 25 de marzo de 1934 en el San Siro de Milán, enfrentó a Grecia y lo goleó 4 a 0, con doblete de Giuseppe Meazza, cuyo nombre se le puso luego a la cancha. Se iba a realizar un desquite, pero las dos federaciones llegaron a un acuerdo y no se hizo. El error sería luego corregido y de 1938 en adelante, el país sede y el campeón se clasificarían automáticamente.

Estados Unidos se mete de última

Tres días antes del comienzo del Mundial, el 24 de mayo de 1934, Estados Unidos y México debieron dirimir la plaza por la zona centro y norte de América, aún no existía la CONCACAF. En el Stadio del Partido Fascista de Roma, escenario de lo que sería la final, Estados Unidos ganó 4-2 y pasó a enfrentar justo a Italia. El poco descanso y la potencia azzurra lo barrieron por 7-1.

Egipto, el primer africano

Egipto fue el primer país no europeo ni americano en arribar a un Mundial. En doble partido, venció por el Grupo 12 a Palestina, con sendas goleadas 7-1 y 4-1. Palestina estaba formada por nueve ingleses, seis judíos y un árabe.

Nápoles estrenó estadio

El 27`de mayo comenzó el Mundial. En Nápoles se había construido el Stadio Giorgio Ascarelli, que recién se pudo estrenar para el inicio mismo, en el Hungría-Egipto que los magiares ganaron 4-2. El estadio fue destruido en 1942 por bombardeos aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Primer penal atajado

Se dio en el España-Brasil ese mismo 27 de mayo en Génova. El delantero Valdemar de Brito, que luego llevaría a Pelé a probarse al Santos, ejecutó a los 62 minutos un penal que el excepcional arquero Ricardo “el Divino” Zamora atajó. España ganó por 3 a 1 y pasó de ronda.

El suizo de los anteojos

El centrodelantero Leopold Kielholz jugaba con los anteojos puestos. De esa forma, marcó un doblete contra Holanda y un gol ante Checoslovaquia en cuartos de final.

Los líos del árbitro en Austria-Francia

El árbitro holandés John Van Moorsel tuvo una floja tarea en el encuentro atractivo entre Austria y Francia. Al terminar los 90 minutos con empate a uno, los altavoces del estadio Benito Mussolini de Turín dieron los resultados de los demás partidos, entre ellos la derrota de Holanda, el país de Van Moorsel. Dicen que la mala noticia lo trastornó tanto que primero se olvidó de terminar el primer tiempo exstra, haciendo jugar cinco minutos de más. Y en ese adicional, el austríaco Schall marcó el segundo gol en posición adelantada casi diez metros. Van Moorsel lo convalidó, y Austria ganó 3-2 y pasó.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros