Rafael gritó el triunfo de Boca desde el cielo

Habían pasado este domingo tres días de su partida de este mundo. Pero Rafael Yamus, padre de este cronista, no se quiso perder allá en el cielo otro partido de su Boca amado. Así que a eso de las siete de la tarde se instaló cómodo con su radio portátil junto a su esposa Ana Luján, la imborrable Anita, y siguió a su modo tan particular el 2-1 de los xeneizes sobre Independiente por la Copa Maradona. 

Al principio nada era como «Fule», como se lo conocía, esperaba. Independiente ganaba y jugaba mejor. Y el canoso alto insultaba a diestra y siniestra, encima molesto porque su Boca «no le hace un gol ni al arco iris». Pero cuando los de Russo empezaron a mejorar se le escapó una sonrisa de esperanza. «Vamos Boca c…» alentaba, y al rato lamentaba, también con malas palabras, los goles errados por Soldano y Varela. 

Hasta que faltando ocho minutos, Soldano igualó. «!!!Gol!!! !Goool c…, goool!», gritó fuerte aún a riesgo de alguna reacción negativa. Boca siguió superior y Rafael hacía fuerza: «Tiene que ganar Boca, no puede empatar», ese análisis tribunero sin reparar en el escollo por delante que es un rival. 

Y sin embargo, como tantas tardes en su Carapachay natal (zona Norte de Buenos Aires), el papá fue feliz. Sobre la hora, Cardona hizo un golazo y de nuevo el «goool c…», ahora mezcclado con un «!grande Boca!» con esa voz superpotente que conmovía a los ángeles. Y qué decir cuando llegó el final. TRAS gritar de nuevo y festejar, comentó con Anita y con quien tuviera cerca la actuación de su amor. Luego decidió cerrar la noche con su pizza de cada domingo que él preparaba como nadie. 

Como en sus días en la tierra, Rafael gritó de felicidad por Boca. Ahora desde su nueva casa. Pero con la misma alegría y pasión de siempre. 

Diego Martín Yamus. 
diegoanita@hotmail.com.ar 

@lostribuneros

Fijate en

Quién lo hubiera dicho: Boca bicampeón y con técnicos interinos 

El fútbol argentino sigue dando la nota cada día que amanece. La prensa y la …