Peñarol y Nacional empate con goles en contra

Un partido tan histórico como paradójico jugaron Peñarol con Nacional por la jornada 12 del Torneo Apertura. Los peñarolenses estrenaban su cancha en materia de superclásicos y arrancaron abajo con gol en contra. Pero, su rival Nacional, que quería hacer historia, hizo lo mismo. Bergessio se hizo expulsar.

El juego en el Campeón del Siglo arrancó con un Nacional que empujaba. Dirigido por Álvaro Gutiérrez, el “bolso” puso varios cepos en la cancha e impidió que los futbolistas locales piensen. Se plantaron en la mitad del campo y se adelantaron unos metros a campo peñarolense.

Canobbio, que era una suerte de enlace, era sorprendido constantemente y Peñarol no lograba llegar al arco del panameño Mejía.

Desorden. Entrevero. Fricción. Faltas por doquier. Nada de fútbol. Así fue el panorama de un primer tiempo que tuvo emociones, pese a la falta de fútbol.

Si algún amante del “jogo bonito” estaba mirando este partido, sin dudas, se llevó el chasco de su vida. Pero se trata de equipos uruguayos y habría que ser más que necio, o iluso, para pretender una pelota al piso y bien jugada.

Peñarol era incapaz de dar dos pases correctos. Para peor, cuando tenían el balón se caían y cuando iban a tirar una pared, se la devolvían con un ladrillazo.

Bergessio era el más claro de Nacional. El Lavandina empujó, tiró con su experiencia y su jerarquía de capitán y el “Bolso” iba en busca de un más que merecido gol porque era simplemente mejor que Peñarol.

Luego de varios tiros de esquina, el “Gordo” Amaral -de buen desempeño- tiró un córner y allí el Lavandina la peleó y provocó que el ídolo de Peñarol, Christian ‘Cebolla’ Rodríguez anote en contra.

Peñarol sintió el gol y presa de la vergüenza deportiva fue en busca del equilibrio. Estaba terminando el primer tiempo y Nacional se llevaba una merecida victoria, pero, estúpidamente el capitán Bergessio cometió otra falta de tarjeta, y el referí Ostojich no lo dudó y lo expulsó de la cancha.

Acto seguido, vino un tiro libre, pelota al área de Nacional y su defensor Mathias Corujo la mandó en contra.

Antes del gol de Peñarol hubo un tumulto y muchos manotazos entre los futbolistas. Por poco y no acaba en bochorno. Apenas fue amonestado Rodrigo Amaral de Nacional.

Si en el primer tiempo dominó la pasión. El amor propio y las patadas típicas de un clásico uruguayo, el segundo tiempo fue decepcionante.

Hubo mayor espacio en la cancha. Peñarol con diez fue algo mejor que su rival, por el hecho de ser local, pero Nacional no se asustó para nada y con la movilidad del ‘Gordo’ Amaral fue al frente y hacía trabajar a Lema y compañía.

Peñarol contó luego con el veterano Estoyanoff para ganar velocidad y experiencia, Gutiérrez puso al “Papelito” Fernández en Nacional y el fútbol veloz dominaría las áreas.

Mal juego de ambos. Imprecisiones y malos toques. El más movedizo de Peñarol fue el “Toro” Fernández, mientras que los rivales tenían a un Amaral, pero se fue por no estar bien físicamente.

Por emotividad, producto de la rivalidad, deben llevarse un diez, por juego un cero. Fue justo el empate.

Peñarol lidera con 27 puntos y es casi campeón del Apertura. Nacional quedó séptimo.

@lostribuneros