Peñarol festeja cuatro años del «Campeón del Siglo»

0
512

El viejo Peñarol está de fiesta. No es para menos. Los «Manyas» por fin lograron cumplir un sueño postergado desde la época del amateurismo: Tener su cancha propia.

Cuatro años pasaron de aquel histórico encuentro de corte amistoso entre los carboneros y el River Plate del Muñeco Gallardo. El denominado «Campeón del Siglo» cumplió con lo sueños de cientos de miles de hinchas del club con mayor cantidad de seguidores en su país.

Nosotros, la banda de Tribunero.com podemos golpearnos el pecho y decir que vimos la gestación de este monstruo con Padrón FIFA, por 2015, cuando el club nos acreditó para que registremos.

Viajamos desde Buenos Aires a hacer notas en el vecino país y no se nos podía escapar esto que es algo verdaderamente histórico.

Peñarol desde que se implantó el profesionalismo en su país, oficiaba de local en el Estadio Centenario, pero siempre estuvo el sueño del escenario propio, logrando el objetivo el 28 de marzo de 2016.

Fernando «El Grande» como le llamaban al histórico Fernando Morena, el mayor goleador de la historia mirasol, hizo el primer tanto de la historia, que fue de manera simbólica, ya que el «Nando» se retiró en 1984, con el título del campeón Intercontinental (hoy Mundial de Clubes) a cuestas.

Este escenario tiene capacidad para 40 mil aficionados y cuenta con todas las comodidades de acuerdo a las exigencias de la FIFA.

Unas de las anécdotas que nos contaron es que se acercaron hinchas con cenizas de seres amados, que como última voluntad habían pedido ser cremados y el día que el aurinegro tuviera cancha propia los arrojen en el estadio.

Llegar a la obra fue una odisea. No sabíamos dónde estábamos parados. Tomamos un mapa y dando dos mil vueltas chocamos de frente con el estadio, pero de Danubio. Preguntamos y salimos a una avenida, en una curva llamada «Curva de Maroñas», que nos llevó lejos. Desviamos mal y terminamos totalmente perdidos. Un camión vio nuestra patente argentina, paró y nos preguntó si estábamos perdidos.

Lo gracioso fue que un operario tomó un trozo de carbón y nos dibujó en un pedazo de cartón cómo llegar. Un fenómeno.

@lostribuneros

No hay comentarios