Mandiyú vuelve a la escena en Argentina

En 1988, el Deportivo Mandiyú de la provincia de Corrientes, en el noreste de la Argentina, causó sensación por su tremenda campaña, que lo llevó de su liga de origen y el Torneo del Interior a la Primera B Nacional y luego, a la Primera División. Muchísimos sudamericanos integraron el equipo, como los uruguayos Fernando Alvez, Wilmar Cabrera, Pedro Barrios, Elio Rodríguez, Ricardo Perdomo y Javier Zeoli, o los paraguayos Adolfino Cañete, Guido Alvarenga, Félix Torres o Alfredo Mendoza. Y argentinos de relieve internacional como Carlos Tapia y Julio Olarticoechea (campeones en México 86) o Sergio Goycochea y José «Pepe» Basualdo, subcampeones en Italia 90.

Mandiyú, que en idioma guaraní significa «algodón», jugó en la Primera hasta 1995, cuando bajó a la B Nacional. Como estaba muy mal económicamente, debió desaparecer del mapa nacional. En 1998 se fundó un club con su mismo nombre, el Textil Mandiyú, que compitió en el Argentino B, clasificatorio para la B Nacional. En mayo de 2010, una comisión normalizadora obtuvo los derechos deportivos del club y lo reafilió a la Liga Correntina, de donde ascendió al Argentino B, hoy Federal B.

En 2016, el Textil Mandiyú y el Deportivo Mandiyú se fusionaron en el viejo Mandiyú, el cual en diciembre pasado ascendió al Torneo Federal A, donde hoy comenzará su participación enfrentando en el estadio José Romero Feris de la capital correntina a Crucero del Norte, otro antiguo competidor en Primera.

Será uno de los destaques de la primera fecha del Federal a, que dará un ascenso directo y otro segundo a la Primera B Nacional 2018/19. Otros famosos que han sabido andar en la élite del fútbol argentino también harán su presentación: Chaco For Ever ante Sarmiento de Resistencia, Estudiantes de Río Cuarto con Sportivo Desamparados de San Juan, Cipolletti de Río Negro con Rivadavia de Lincoln y los descendidos Central Córdoba de Santiago del Estero frente a Douglas Haig de Pergamino.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros