Las chicas de Jordania, con la expectativa y la moral en ascenso

La fiebre por la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Jordania 2016 no deja de aumentar. Un buen envión lo dio la conclusión de los preparativos para el mayor acontecimiento organizado nunca por este reino situado en el corazón de Oriente Próximo, tanto en lo referente a los estadios como a la venta de billetes, que se puso en marcha hace unas semanas. Los jordanos son célebres por su hospitalidad pero tampoco descuidan el aspecto deportivo del torneo y su combinado nacional ha intensificado el trabajo para llegar a la prueba en su mejor momento de forma.

Quedan menos de doce semanas para el saque inicial del certamen, con el partido inaugural que enfrenta a Jordania y España. Las jordanas continúan sus entrenamientos bajo la dirección de su seleccionador, el inglés Robbie Johnson, y los técnicos locales Maher Abu Hantash, Khader Eid y Anees Shafeeq. El cuerpo técnico redobla esfuerzos para preparar al plantel día tras día. “La selección jordana sub-17 es muy entusiasta y las jugadoras quieren aprender”, señala Johnson, que únicamente se hizo cargo del equipo a principios del pasado mes de marzo. “Es un grupo alegre. Las chicas seleccionadas tienen que darlo todo para llegar a su mejor nivel de preparación física y técnica, en colaboración con el cuerpo técnico. Eso garantiza que seremos competitivos”.

Este equipo tiene como base al conjunto sub-14 vencedor del Campeonato de Asia Occidental de su categoría, organizado por la AFC, ya que la mayoría de sus integrantes pasaron luego al nivel sub-17. En cuanto se encomendó a Jordania la organización de este Mundial, empezó su preparación, dividida en varias etapas. Hasta el momento han participado en entrenamientos intensivos y en concentraciones en Uzbekistán y Egipto. A pesar de sus compromisos académicos, las muchachas cuentan con el apoyo de sus familias para entrenarse y poder abstraerse dentro de la cancha.

Todas ellas son conscientes de la responsabilidad que pesa sobre sus hombros. “El año pasado fui elegida entre muchas jugadoras para incorporarme a este equipo”, reconoce Jana Abu Goush. “Mi nivel técnico aumenta cada día que pasa y hago todo lo posible para demostrar que estoy a la altura de esta competición”.

“La moral de las jugadoras mejora día a día”, afirma la guardameta Joud Alshanti, a quien le gusta el fútbol desde muy niña, y que lo practicaba con sus hermanos y otros familiares. “Somos conscientes de la importancia de la competición. Los entrenamientos diarios sirven para que estemos más unidas, y hacen de nosotras un bloque compacto”.

Tasneem Isleem, por su parte, explica lo que sienten ella y sus compañeras en el momento de enfundarse la camiseta de la selección: “Estamos muy orgullosas de ir a participar en esta competición. Es un Mundial. Cualquier futbolista sueña con un torneo de esta magnitud. Es un gran honor representar a mi país en este acontecimiento mundial”.

Las jordanas ya se están entrenando todos los días, y efectuarán nuevas concentraciones, después de las realizadas en Uzbekistán, Egipto y Portugal. Dentro de unos días, pondrán rumbo a Alemania, antes de efectuar una preparación intensiva en Inglaterra, ya en agosto. Luego regresarán a Ammán para afrontar la última etapa de la preparación: partidos amistosos ante otras selecciones participantes.

Fuente: www.fifa.com

Diego Martín Yamus
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros