La Escuelita dio cátedra en la aula magna: El Centenario

Racing de Montevideo fue al mítico estadio Centenario para dar cátedra sobre fútbol bonito, aguerrido y eficaz. Derrotaron, de atrás, a Peñarol por 2-3 y acabaron como vice campeones del Apertura (Foto: Tenfield)

Un hermoso partido por la última jornada del Apertura uruguayo regalaron Peñarol y Racing, en el cual hubo todo tipo de condimentos que sazonaron un sabroso partido.

El mirasol como lo llaman al equipo peñarolense por tierras charrúas, arrancó la brega con el pie derecho y no tuvo mayores problemas para «vacunar» a Racing con dos goles en la primera parte; el aguerrido marcador Damián Macaluso ponía de cabeza el 1-0 a los 4′ y a los 33′ Jonathan Rodríguez metía el 2-0.

Peñarol ganaba con facilidad y comodidad, pintaba para goleada el juego, pero un 2-0 en el primer tiempo puede resultar el resultado más mentiroso de todos si un equipo se relaja en el complemento.

Racing, que no daba pie con bola en la primera parte, se ordenó, mejoró su sistema táctico y arrolló a un Carbonero que quedó atónito viendo a un rival, prácticamente, desconocido. Ese «otro» equipo cervecero fue capaz de revertir el resultado y por poco no goleó.

Larriera, técnico de Racing, metió mano en su equipo y cambió tres piezas que fueron fundamentales para el resultado final. Puso en la cancha a Fernández, Guitérrez y Díaz y su Escuelita no paraba de enseñar.

Carlos Daniel Acosta se destacó porque anotó el descuento a los 53′ y a los 57′ encajaba el inesperado 2-2, que dejaba sin aliento al equipo más popular del vecino país; Peñarol intentaba salir de contra pero se encontraba con defensores que no tenían ningún problema en revolearla para la tribuna si era necesario; los atacantes académicos, en cambio, trataron al balón con mucho cariño, fueron sutiles con la pelota, la acariciaron con sus pies y por eso entró al arco por tercera vez, cuando Fernández deje sin asunto a nuestro compatriota Pablo Migliore.

El hecho es que Racing, equipo que peleaba por no caer a la segunda división, acabó siendo el vice campeón del Apertura con 32 unidades, 10 menos que el campeón Nacional.

Los cerveceros para el próximo torneo llegarán con un buen promedio en el descenso, una campaña de mitad de tabla para arriba los dejará en Primera, pero la ilusión del hincha racinguista no es esa, sino que ellos quieren ganar el Clausura y jugar la final en junio ante Nacional. Nada es imposible.

@lostribuneros

Fijate en

Batallas Sin Cuartel: Empates de Infarto en la UEFA Champions League

¡Empates electrizantes en los primeros asaltos de los cuartos de final de la UEFA Champions …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *