La Copa Confederaciones, un Mundialito

Allá por 1992, la FIFA resolvió realizar un torneo entonces amistoso que reuniera a las selecciones campeonas de cada confederación continental. El torneo se celebró en Arabia Saudita y se llamó Copa Rey Fahd, con el nombre de la máxima autoridad del reino que también le puso su nombre al majestuoso estadio. Ese torneo cuadrangular que ganó Argentina fue el modestísimo comienzo de la actual Copa Confederaciones, que es un verdadero Mundial en miniatura, tanto por hacerse en el país anfitrión de la Copa del Mundo como por la calidad de sus participantes.

Aquel octubre del 92, la Selección de Alfio Basile era uno de los cuatro protagonistas gracias a su brillante título en la Copa América un año antes. Se encontró con Arabia, el organizador y campeón de Asia en 1988, Costa de Marfil, ganador inédito de la Copa Affricana del 92 y Estados Unidos, monarca de la primera Gold Cup de la CONCACAF. El primer gol fue del local Fahad Al Bishi de penal sobre los estadounidenses para ganar 3-0, pero en la final, Argentina (que goleó a los marfileños) impuso su juego, su potencia ofensiva y sus figuras, Redondo (mejor jugador), Leo Rodríguez, Simeone, Caniggia y Batistuta para llevarse la edición inicial. Ese 20 de octubre, el once del Coco fue Goycochea; Fabián Basualdo, Sergio Vázquez, Ruggeri, Altamirano; Simeone, Redondo, José Villarreal (Cagna 81´), Leonardo Rodríguez (Alberto Acosta 73´); Caniggia y Batistuta. Leo a los 18 minutos, Caniggia a los 24 y Simeone a los 64 marcaron para el 3-1 rotundo sobre los sauditas.

Para enero de 1995 se hizo la segunda Copa Rey Fahd, ahora con 6 selecciones, ya que se agregó el campeón de Europa, el revelador Dinamarca del 92, y Japón, entonces el mejor de Asia. Argentina, bicampeón de América 91- 93, ahora era comandada por Daniel Passarella, en su primer compromiso fuerte, y tras golear a los nipones y empatar con Nigeria llegó a la final, que esta vez perdió con los daneses. Los que jugaron aquel 13 de enero en Riyadh fueron Bossio; Zanetti, Roberto Ayala, Fabbri, Chamot; Marcelo Escudero, Jorge Jiménez (Gustavo López 65´), Bassedas, Ortega; Batistuta y Rambert (Espina 75´). Chamot vio la tarjeta roja a los 88 minutos, y Michael Laudrup de penal y Rasmussen fueron quienes le dieron otro título grande a Dinamarca.

En diciembre de 1997, otra vez la belleza y misterio de Arabia Saudita fue el escenario del joven certamen. Pero la FIFA había resuelto cambiarle el nombre, ahora Cop a Confederaciones, y elevar el número de equipos a ocho, incluyendo ahora sí al monarca de cada continente, entre ellos Australia, entonces en Oceanía. Mientras Alemania, campeón de Europa, le cedió su lugar a su vencido República Checa, Brasil apareció como subcampeón de Uruguay en Montevideo en el 95 y arrasó con sus rivales, tanto que goleó 6-0 a los australianos en la final, con tripletes de Ronaldo y Romario, máximo artillero y figura junto a aquél y Denilson, mejor jugador. Los celestes, que cayeron en la semifinal ante los oceánicos, fueron cuartos con gente como Darío Silva, Zalayeta, Nico Olivera y otros de la dorada generación Sub 20.

En 1999 la sede era nueva, ya no Arabia sino otro país, en este caso México, que en su Azteca y con los goles de Cuauhtémoc Blanco derrotó a un Brasil suplente, con un joven Ronaldinho Gaúcho, por 4 a 3 y se quedó con el primer título mundial de su historia. Alemania sí estuvo pero fue goleado por los brasileños y vencido por Estados Unidos, luego tercero. Dos años después, fue la primera vez que la FIFA decidió hacerla en el anfitrión del Mundial, como para probar su capacidad organizativa y demás ajustes previos a la gran cita. Por eso, en 2001 Corea del Sur y Japón, los dueños de casa del 2002, acogieron la Copa, que Francia, campeón del mundo en su país tres años antes, se adjudicó con autoridad, derrotando 1-0 a los nipones con gol de Patrick Vieira, mientras Australia dio la nota ganándole a otro Brasil de prueba el tercer puesto.

La de 2003, en Francia, fue muy triste. En la semifinal entre Camerún y Colombia, el mediocampista africano Marc Vivien Foe sufrió un colapso cardíaco a los 71 minutos y falleció en pleno partido. Todo un dolor que tapó el triunfo de los Leones Indomables y su posterior clasificación a la final, que otra vez Les Bleus les ganaron en gol de oro de Thierry Henry. Turquía, tercero de Corea-Japón 2002, eliminó a Brasil en primera ronda y fue tercero sobre los colombianos.

Argentina, que no gana un campeonato mayor desde el del 93, retornó para Alemania 2005, tras haber perdido la final de la Copa América de 2004 con Brasil por penales. Comandado por José Pekerman en el banco y Riquelme, Aimar, César Delgado y Luciano Figueroa en el campo, llegó hasta la final con su archirrival, que lo volvió a vencer y ahora con un tremendo 4-1, con golazo de Kaká incluido. Los alemanes estuvieron a la altura de su próximo Mundial y fueron terceros sobre México.

Desde ese 2005, quedó fijado que el anfitrión del Mundial sea un año antes el de la Confederaciones. Le tocó a Sudáfrica en 2009, donde Brasil volvió a arrasar con un 3-2 vibrante a Estados Unidos, que lo vencía 2-0. Dos notas sonoras: Egipto, campeón de Africa, le ganó a Italia aunque no pudo pasar de ronda, y España, futuro rey mundial, perdió un largo invicto en la semifinal ante los norteamericanos.

Y el scratch se quedó con su cuarta Copa en su propio país, a un año de su segundo Mundial. En 2013, superó en semifinales a Uruguay y en la final batió con holgura a la poderosa España por un contundente 3-0. Los celestes, nuevos reyes de América en Argentina 2011, marcaron por Luis Suárez a España el mejor gol del certamen y cayeron con Italia por penales en el tercer puesto. La apostilla fue la participación de Tahití, ganador de Oceanía, que recibió 10 tantos de los españoles, 6 de Nigeria y 8 de Uruguay.

Desde el sábado 17 hasta el 2 de julio, Rusia hospedará el segundo mayor torneo de SELECCIONES absolutas de la FIFA. Curiosamente, el once de Stanislav Cherchesov se estrenará en la competición igual que Portugal, inédito campeón europeo, y Chile, doble monarca sudamericano. La roja deberá lidiar con la poderosa máquina alemana, con Camerún, otra vez el mejor de Africa, y Australia, el 1 de Asia. México y Nueva Zelanda, habituales de sus regiones, completan el octogonal que tendrá a un argentino, el árbitro Néstor Pitana. Y que, como aquel pequeño cuadrangular del 92, promete la misma emoción.

 

10º COPA FIFA CONFEDERACIONES RUSIA 2017

17 de junio al 2 de julio de 2017

GRUPO A: Rusia, México, Portugal, Nueva Zelanda.

GRUPO B: Alemania, Chile, Camerún, Australia.

 

Los dos primeros pasan a las semifinales y los ganadores irán por el título.

PRIMERA FECHA

Sábado 17 de junio

Grupo A, San Petersburgo, 12 horas, Rusia-Nueva Zelanda.

Domingo 18 de junio

Grupo A, Kazan, 12 horas, Portugal-México.

Grupo B, Moscú, 15 horas, Chile-Camerún.

Lunes 19 de junio

Grupo B, Sochi, 12 horas, Alemania-Australia.

 

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros

 

Fijate en

Empates y sorpresas en la Zona B de la Primera Nacional

La cuarta jornada de la Primera Nacional – Zona B ha ofrecido encuentros llenos de …