La Celeste silenció a 200 millones de brasileños

0
299
Foto: Reuters

Partidazo en Recife; Brasil arrancó superando a Uruguay por 2-0 con un gol de movida y otro antes de la media hora y pintaba para la humillación, sin embargo Edinson Cavani les cortó la magia y Luisito Suárez los silenció. La Canarinha terminó pidiendo la hora.

Un broche de oro espectacular le pusieron los brasileños y los charrúas al cierre de la quinta jornada eliminatoria rumbo a Rusia 2018. El Arena do Pernambuco fue testigo del retorno del crack oriental Luis Suárez, luego de casi dos años de suspensión con el seleccionado tras el mordiscón al italiano Giorgio Chiellini por la Copa del Mundo de ahí mismo: Brasil.

El «Team Oriental» presentaba bajas sensibles como las del «Faraón» Godín y el pibe José María Giménez en la zaga central obligando al «Maestro» Tabárez a poner en la cancha a Maurico Victorino y Sebastián Coates.

Por su lado,  el gaúcho Dunga, conocedor nato del fútbol uruguayo supo como jugarle a los orientales, al menos, durante la primera media hora; Brasil arrancó encontrando un inesperado gol cuando apenas transcurrían 39 segundos de partido; Douglas Costa interceptó una pelota centrada por Willian y dejó sin asunto al experimentado Fernando Muslera.

El gol brasileño obligó a Uruguay a adelantarse y así fue. Luis Suárez, Cavani y el «Cebolla» iban con mucho ímpetu al choque con la defensa local, pero poca mella le hacían al muy buen arquero Alisson.

Los volantes brasileños estaban de parabienes y hacían lo que querían con sus pares Celestes que dejaban unos espacios tan inmensos que Neymar y compañía hacían de las suyas, especialmente Willian, quien en más de una ocasión burló al «Palito» Álvaro Pereira que no la pasaba nada bien. Fue tal el acoso de la verdeamarela que una pelota puesta por Neymar generó el merecido gol anotado por Renato Augusto tras un error del defensor Álvaro Pereira cuando el reloj indicaba 26′. El atacante aprovechó una pelota rechazada a medias por el «Palito», hizo pasar de largo a Muslera y magistralmente puso un 2-0 que hacía estallar de la emoción a los miles de aficionados que colmaron el Arena do Pernambuco.

Brasil, tras ese golazo, estaba para el tercero, cuarto, quinto, sexto gol, todo era alegría y triunfalismo, merecido lo tenían, pero claro, el rival no era Birmania o Myanmar, como más le guste, sino que era Uruguay. Y claro, en el momento más álgido para el charrúa apareció un tal Edinson Cavani para descontar a los 31‘, tras un centro por la izquierda y una excepcional «bajada» de cabeza por parte de Carlos Sánchez.

Ese tanto anotado por el jugador nacido futbolísticamente en Danubio y que desde hace algunas temporadas defiende al PSG, cambió radicalmente el partido. Cavani no sólo le cortó la dulzura a Brasil, sino que además, les cambió el sabor a agrio.

Increíblemente, el estadio Arena do Pernambuco quedó en silencio y se oía apenas el «Uruguay-Uruguay» del puñado de hinchas orientales que se dieron a la cita. Emocionalmente Uruguay había crecido y eso era lo más importante.

En el entretiempo Oscar Tabárez tomo «el destornillador» e hizo ajustes en su mediocampo; el «Cebolla», para nuestro entender de discreto primer tiempo, salió reemplazado por Álvaro González, ex Boca Juniors, hombre especializado en recuperar balones, ganando así mayor peso en ese mediocampo que había pasado las mil durante 31′.

Ya con el mediocampo firme, los espacios cerrados, con un Neymar borrado del juego y un Willian que ya no hacía de las suyas, vino el turno de Luis Suárez, hombre que precisa de un capítulo aparte, sin dudas.

Uruguay tomó las riendas del juego y demostró su supremacía sobre un rival que jugaba al ritmo de la tribuna, es decir, parco y desanimado. Iban apenas 3′ cuando Luis Suárez recibió un balón en el vértice del área, entró como un toro salvaje y sacó un zapatazo que no pudo contener Alisson, marcando el 2-2.

El partido, en ese segundo tiempo tuvo a un solo protagonista: Uruguay. Era tal la superioridad que Tabárez se dio el lujo de mandar a Stuani en lugar de Carlitos Sánchez, en un mensaje más que claro: buscar el triunfo.  Los charrúas a partir de ahí, no solo no pasaron zozobra, sino que además, tuvieron en jaque a un Alisson que aprobó con 10. Pelotazos de gol por doquier, que de no ser por ese pibe de 23 años, la cosa hubiera sido otra y hoy estaríamos hablando de humillación, aunque este 2-2 remontado tiene ese sabor.

Brasil, increíblemente, terminó pidiendo la hora. Si Pitana hubiese adicionado 5′ más de los que agregó, sin dudas, la Celeste lo ganaba.

Formaciones:

Brasil
Alisson; Dani Alves, Joâo Miranda, David Luiz y Filipe Luis; Luiz Gustavo; Willian, Fernandinho, Renato Augusto y Douglas Costa; Neymar.  DT. Dunga.

Cambios: Philippe Coutinho x Fernandinho, 67′; Ricardo Oliveira x Douglas Costa, 78′, Lucas Lima x Willian, 85′.
Goles: Douglas Costa, 39″; Renato Augusto, 26′.

Uruguay
F. Muslera; Fucile, Victorino, Coates y Pereira; Carlos Sánchez, Arévalo Ríos, Vecino y Cristian «Cebolla» Rodríguez; Cavani y Luis Suárez. DT. Oscar Tabárez.

Cambios: Álvaro González x C. Rodríguez, 46′; Stuani x Carlos Sánchez, 81′.
Goles: Edinson Cavani, 31′; Luis Suárez, 48′.

Estadio: Arena do Pernambuco, Recife.
Referí: Néstor Pitana (Argentina).

Jornada 5 de las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018.

Posiciones finales de esta fecha.

  1. Ecuador 13
  2. Uruguay 10
  3. Brasil 8
  4. Paraguay 8
  5. Argentina 8
  6. Chile 7
  7. Colombia 7
  8. Perú 4
  9. Bolivia 3
  10. Venezuela 1

@lostribuneros

 

No hay comentarios