Jugar o no jugar, el dilema del fútbol argentino

0
198

Comenzaron los entrenamientos en el fútbol argentino bajo protocolos para evitar la propagación del coronavirus; equipos que extreman medidas pero futbolistas que se contagian lo mismo. Especulaciones sobre si comienza o no comienza la actividad oficial. Un Banfield que pierde tres soldados y los populares Boca y River no son la excepción.

Viene mal la mano, parece, por lo menos en cuanto al comienzo de la actividad. El fútbol de élite cuenta con los recursos necesarios como para poder practicar, es decir, que pueden hacerlo en sus complejos, donde no se pueden duchar, ni compartir el agua ni indumentaria, y muy importante, los deportistas y cuerpo técnico no deben viajar en transporte público sino que por sus propios medios.

Ahora, qué sucedería con los futbolistas del ascenso, donde los recursos son muy bajos y las condiciones para lograr cumplir con los requisitos del Ministerio de Salud son verdaderamente complicados; muy difícil de cumplir.

Banfield tiene contagiados a Federico Torres, Franco Quinteros y Nicolás Linares, siendo el equipo de primera con un triste récord; Boca tiene a Agustín Almendra, mientras que River Plate al juvenil Ezequiel Centurión, pero tampoco se salva el Rojo con Fabricio Bustos, ni Vélez con Thiago Almada y «Ricky» Álvarez; Defensa con Mauricio Duarte, y Tigre que tiene al «Cachete» Morales e Iván Bolaños.

El ministro de salud, Ginés González García, tiene la idea de que los entrenamientos puedan ser suspendidos en caso que los contagios en el fútbol sigan en aumento. En entrevista a Radio La Red dijo: “Sí, es algo hablado con la gente de la AFA”.

@lostribuneros

No hay comentarios