Inter, piedras y hasta un hombre armado

El popular Internacional de Porto Alegre está prácticamente condenado a jugar, por primera vez en más de 110 años de historia, en la segunda división del fútbol brasileño. Su hinchada, luego de la derrota del lunes por la noche ante Corinthians, en San Pablo, fue a protestas a la concentración del club con piedras, e incluso, un individuo se dio a la cita con arma de fuego.

Los «Colorados» juegan el partido de su vida el próximo fin de semana en el Beira Río y deberán ganar y rezar para que Vitória caiga frente al Coritiba, que ya se salvó del descenso.

@lostribuneros