La quinta jornada de la Superliga tuvo Superclásico y este acabó en empate entre River Plate y Boca Juniors. No hubo grandes jugadas de riesgo. Boca suma diez años sin perder en el Monumental.

Un partido espantoso jugaron en el Monumental los dos pesos pesados del fútbol argentino. River Plate, dueño de casa, careció de ideas para poder romper el esquema ultradefensivo plasmado por el entrenador Gustavo Alfaro.

Boca presentó varias bajas; el «Wanchope» Ábila y Zárate le faltó a Boca por lesiones, y el «Lechuga» Alfaro debió dibujar otro partido, pensando en la manera en que River juega como equipo y de manera individual.

El Muñeco Gallardo puso en la cancha artillería pesada. La idea era romper el maleficio de 9 años sin vencer en casa al eterno rival.

La presión fue durante gran porción del juego del equipo anfitrión. Ellos intentaron llegar con muchos hombres al ataque, especialmente por el sector izquierdo con el «Nico» De la Cruz que buscaba a un Borré que fue absorbido por Weigandt, mientras que el Nacho Fernández junto a Enzo Pérez batallaban pero no encontraban las asociaciones necesarias como para generar un juego de peligro real.

River sumaba al ataque a sus laterales Montiel y Casco, hacía bien los relevos porque de contra y a puro pelotazo Jan Hurtado encendía las alarmas, cuando el «Coloradito» Mac Allister le tiraba balones.

Temprano nomás Carlos Izquierdoz vio la amarilla y jugó condicionado, luego le tocó a su compañero de zaga el «Licha» López, mientras que River tuvo su primer amonestado pasada la media hora y fue Enzo Pérez.

Daniele De Rossi, el visitante ilustre, estaba muy retrasado abocado el juego defensivo tratando de contener a la mole Lucas Pratto, en tanto Capaldo y Marcone no dejaban moverse al «Nacho» Fernández ni a Exequiel Palacios.

Situaciones de peligro real hubo muy pocas. River tuvo algunas, y Boca recién sobre el final con un tiro de un Carlos Tévez que había reemplazado a Mac Allister, cerca del final.

River tuvo la pelota durante mayor tiempo pero no hizo jugadas que uno diga ‘lo que se perdió’. Fue querendón y se cuidó bien atrás.

Alfaro mandó al campo a Sebastián Villa por Hurtado. El colombiano apostó a correr con la pelota, eludir jugadores de River y provocar así faltas y tarjetas amarillas.

Luego vino el turno del «Bebelo» Reynoso por De Rossi, pero fue algo tardío el cambio y no pudo mostrar su creatividad cuando más tarde entró ‘Carlitos’ Tévez.

Matías Suárez, Christian Ferreira y el Nacho Scocco también ingresaron pero los arcos no quisieron saber nada de recibir balones en sus redes.

Boca Juniors quedó como escolta de San Lorenzo en la tabla de posiciones, mientras que River Plate cayó a la décima ubicación.

Formaciones:

RIVER PLATE
Armani; Montiel, Díaz, Martínez Quarta y Casco; Fernández, Pérez, Palacios y De la Cruz; Pratto y Borré. DT: M. Gallardo.

Cambios: Suárez x Pratto, 66′; Ferreira x Palacios; Scocco x Borré, 82′.

BOCA JUNIORS
Andrada; Weigandt, López, Izquierdoz y Fabra; De Rossi; Soldano, Capaldo, Marcone y Mac Allister; Hurtado. DT: G. Alfaro.

Cambios: Villa x Hurtado, 60; Reynoso x De Rossi y Tévez x Mac Allister, 76′.

Referí: F. Rapallini.
Estadio: V. Liberti.

@lostribuneros