Hizo millonarios a cientos de futbolistas, vive en la miseria

Se trata del famoso Jean-Marc Bosman. El mentor de la «Ley Bosman» que hizo dar un salto de calidad a los futbolistas, vive en condiciones de miseria y sobrevive gracias a la caridad. Tildó a jugadores de malagradecidos. 

Un desconocido jugador de origen belga revolucionó al mundo del fútbol al entablarle una demanda a la federación de su país y a la UEFA por la explotación de los clubes hacia los futbolistas, quienes una vez vencido el contrato les cobraban indemnización a los jugadores que no lleguen a un acuerdo económico.

Indignado, Bosman, apeló a la justicia debido a que a la hora de renovar con su club, le propusieron disminuirle el sueldo en un 60%. Lo que pareció descabellado tomó tal trascendencia que el 15 de diciembre de 1995 la justicia europea falló a su favor.

A partir de la «Ley Bosman», todos los jugadores de la comunidad europea pueden jugar libremente en cualquier país de la región, sin ser considerados europeos. Además, si no llegan a un acuerdo económico con el club al que defienden, pueden marcharse sin más.

Luego de aquella dura batalla legal, el belga, que por esa época había pasado los 30 años, fue visto como un «problemático» y deambuló por equipos de tercer orden.

Hoy, 20 años después, vive en la indigencia y ayudado por la beneficencia de la agremiación de futbolistas.  El jugador que logró que Cristiano Ronaldo, Messi y cientos de jugadores ganan fortunas, no tiene un euro en su bolsillo.

Fue entrevistado por un medio británico, y Bosman, despechado, trató de «mal agradecidos» a los exitosos futbolistas que, ni siquiera, le han dado las gracias por el esfuerzo.

Confesó que 400 mil euros que cobró de indemnización, quedaron en manos del estudio de abogados que trabajó durante años para lograr el triunfo. Con lo restante debió pagar deudas, y lo que quedó lo despilfarró en alcohol.

Presa de la depresión, sin subsidio por desempleo, ni jubilación, el ex jugador, además de haberse vuelto alcohólico, tuvo un triste episodio al ser denunciado por su ex novia por violencia de género. Lo poco que tenía quedó, una vez más, en manos de abogados.

No tiene un solo amigo futbolista, sin embargo, siguen fluyendo ideas a su cabeza y la agremiación de futbolistas escucha atentamente; traspaso de jugadores con total libertad, para evitar que sean rehenes de los clubes e intermediarios.

@lostribuneros

 

 

Fijate en

Se está acabando la paciencia con un Darwin Núñez que no logra destacarse en Liverpool

Se trata del pase más caro de la historia del viejo Liverpool que desembolsó la …