Higuaín se va por las dudas de la selección

Gonzalo el Pipita Higuaín se marcha de la selección argentina pese a no ser convocado ni estar en los planes del entrenador Lionel Scaloni. Su marcha es preventiva y le tiró el fardo a sus detractores.

El Pipita anunció su retiro del seleccionado argentino tras haber hecho mucho ruido por haber sido futbolista del Real Madrid, haber sido goleador de un equipo chico italiano como lo es Nápoli y por haber llegado a jugar en Milan y ahora en la Premier League inglesa con los colores del Chelsea.

Mucho club de élite pasó por la carrera del Pipita, pero de trofeos y de actos heroicos nada.

Tres finales jugó con Argentina y falló en todas. Cero liderato. Cero rebeldía. Nunca se mostró. Lo mismo sucedió con Real Madrid, donde lo borró de un plumazo José Mourinho, que tendrá sus defectos, pero que sabe elegir futbolistas, sabe. Pasó por Juventus y en la final de Champions ante su ex equipo «Merengue» hizo lo mismo: borrarse.

Se trata de un futbolista con mucha suerte y con un gran empresario que ha sabido ubicarlo en los mejores clubes del mundo, pero el Pipita, no es un Batistuta, ni un Caniggia, por citar futbolistas de tiempos no tan lejanos que han dejado la vida por la camiseta argentina.

«Creo que mi ciclo en la Selección Argentina ya está. Quiero disfrutar de mi familia y de mí», dijo el Pipita a Fox Sports.

«Ahora ya se pueden dejar de preocupar por si estoy o no estoy», se defendió el atacante nacido en Brest (Francia).

Es bueno también señalar que tuvo mérito en partidos de eliminatorias y en especial en la semifinal del Mundial de Brasil 2014, donde anotó el gol de la clasificación ante los belgas.

“Hice un gol frente a Bélgica para meter a la Selección en semifinales después de 24 años. Metí goles en eliminatorias para ir a mundiales. Pero la gente se acuerda solamente de lo que erras. Así es el fútbol», se defendió el Pipita.

@lostribuneros