Goleada en el momento perfecto y ¡CAMPEÓN!

River campeón de la Recopa. El Millonario bregó y sufrió, pero lo logró. 3-0 golearon sobre el final al Athlético Paranaense. El Nacho Fernández, Pratto y Suárez marcaron.

Duelo entre un equipo grande y uno de moda. Suena cruel sí, pero es así. Athlético Paranaense es un equipo más del montón en el contexto del fútbol brasileño. Es el segundo mayor ganador de torneos regionales del estado de Paraná, detrás del Coritiba. Pero, ganó con justicia la Copa Sudamericana 2018 y se ganó el derecho a jugar la Recopa.

River demostró su jerarquía histórica y su nivel. No en balde derrotó a otro coloso como lo es Boca Juniors en la final de la Copa Libertadores 2018. A este equipo millonario no se le subieron los humos y por eso que ganó la Recopa Sudamericana 2019.

Por la ida habían caído por 1-0 en Curitiba, pero la onda era jugar acá la finalísima.

Marcelo Gallardo planteó un partido con River poniendo artillería pesada en campo del Athlético. Con Pratto y Borré al frente, Enzo Pérez moviéndose apoyado por el lateral Montiel, por la derecha, el Nacho Fernández moviendo las piolas por el centro.

En el lado izquierdo se movían Exequiel Palacios, de mal desempeño, intentando acoplarse con el lateral Angileri y así aliviarle el trabajo a Lucas Pratto. Javier Pinola fue la sorpresa, porque el zaguero central se sumó al ataque tirando pelotas al área athleticana y generando muchísimo peligro.

Athlético era mañero. Sabía que iba 1-0 a arriba y apostaba a esperar y encontrar huecos de contra por los laterales y con pelotas filtradas.

Pero, River quería anotar; el Nacho Fernández estrelló una pelota en el poste, acto seguido Borré probó y el arquero Santos respondió, pero la cosa no queda por esa; Pinola se sumó al ataque, puso una pelota formidable para Montiel vaya hasta la línea de fondo y tire para atrás para un Lucas Pratto que de frente sacó un soberbio zapatazo que el arquero desvió con categoría.

El Lucho González movía las piolas en el ‘Furacâo’ y gracias a una maniobra suya Rony, pero Franco Armani adivinó las intenciones de ambos e interceptó la pelota.

Athlético era disciplinado. Esperaba bien parado atrás y jugaba con los nervios del rival. River insistía. El Nacho Fernández de nuevo hacia de las suyas. Pelota para un apagado Exequiel Palacios y pelota por arriba.

González, con 38 años encima, destilaba clase y logró ganarle la espaldas al también veterano Ponzio. Se sumó al ataque y sorprendió al quedar solo frente a Armani, pero su tiro a quemarropa dentro del área fue desviado por el arquero.

River tenía agujeros en el medio. Ponzio hacía lo que podía, pero Enzo Pérez estaba más abocado al ataque y Palacios como relevo no estaba sirviendo.

Para el complemento el Muñeco Gallardo leyó bien el partido. Sacó a Palacios y mandó al uruguayo Nicolás De la Cruz. Además, ajustó más al mediocampo defensivo para quitarle los espacios que antes había ocupado Nikâo, Rony y el «Lucho».

Marco Ruben estaba tan solo en el ataque atleticano que debió bajar a apoyar a sus defensores. River acosaba, pero nada pasaba.

Los millonarios hacían ruido y más ruido pero las nueces eran muy pocas. De pronto, tiro de esquina, pelotazo de Pinola (nuevamente) y pelota que rebota en el Lucho González. El VAR avisó y el chileno Tobar marcó el penal.

El Nacho Fernández tiró desde los doce pasos y erró el penal, pero, su tiro fue tan fuerte que recogió el rebote y anotó el 1-0.

La conquista de River trajo alivio a un estadio que hasta el minuto 65 había entrado en desconcierto.  Matías Suárez entró por un intrascendente Borré y allí  ganaron mucha frescura y potencia en el frente.

Athlético acusó recibo y partió para el ataque. Armani respondía, al igual que los defensores, encabezados por Ponzio.

El partido había caído en un bache y se preparaba para el alargue. Cittadini tuvo el gol del título para los brasileños pero la pelota se le enredó.  De pronto vino la sorpresa; Lucas Pratto aprovechó su físico, guapeó y puso el 2-0 en el primer minuto de descuento.

La euforia se apoderó del Monumental. Los athleticanos trataron de anotar, con desesperación, su gol para forzar el alargue, pero Matías Suárez en otro ataque de contra los destrozó: 3-0.

River Plate campeón de la Recopa Sudamericana.

RIVER PLATE 3
Armani; Montiel, Martínez Quarta, Pional y Angileri; Pérez, Ponzio y Palacios; Fernández; Borré y Pratto. DT: M. Gallardo.

Cambios: N. De la Cruz x Palacios, 46′; Matías Suárez x Borré, 71′; Mayada x Angileri, 86′.
Goles: Fernández, 65′; Pratto, 90+1′; Matías Suárez, 90+4′.

ATHLÉTICO PARANAENSE 0
Santos; Jonathan, Paulo André, Léo Pereira, Renán Lodi; Wellington; Nikâo, González, Bruno Guimarâes y Rony; Marco Ruben. DT: Tiago Nunes.

Cambios: Marcelo x Nikâo, 78′; Léo Cittadini x González, 87′; Romero x Jonathan, 90+3′.

Referí: R. Tobar.
Estadio: River Plate.

@lostribuneros