Gol agónico y estadio en silencio

Foto: Nicolás Celaya/adhocFotos

Un hecho curioso se produjo en el clásico entre Defensor Sporting y Danubio por el campeonato de Uruguay. Los “tuertos” marcaron un gol a los 94′, sin embargo el estadio se quedó en silencio.

El “Clásico de la D”, jugado entre dos pesos pesados del fútbol uruguayo terminó con un gol agónico y un susto tremendo; igualaban 2-2 y estaban en tiempo de descuento; hubo un centro, un cabezazo del atacante del Defensor Sporting, Maximilano Gómez, cabezazo y gol del triunfo, sin embargo, cuando el público local iba a disfrutar de la conquista el arquero de Danubio salió desesperado a buscar a los médicos: cayó desvanecido.

Minutos de desesperación e incertidumbre. Nada de festejos, sino silencio. Por fortuna, al entrar los galenos el futbolista recobró el conocimiento y allí sí, vino la fiesta.

Tras el pitazo final del árbitro Pablo Giménez la televisión uruguaya fue a buscar al jugador, que no se acordaba mucho del hecho pero que sabía que anotó. Final feliz para todos, ya que en estos casos el resultado es anecdótico.

Los “Tuertos” vencieron un clásico que tuvo resultado cambiante, ya que la “franja” lo había dado vuelta 1-2 en la primera parte.

Defensor logra su primer triunfo en lo que va del Torneo Clausura e impide a su adversario entrar en la vanguardia de torneo.

@lostribuneros