Fred llegó a crack ¡de casualidad!

El «9» de la selección brasileña, el notable jugador Fred llegó al fútbol profesional de pura casualidad, ya que fue por la prensa que logró encaminarse en el mundo del balompié,

Fred, hombre nacido en el estado de Minas Gerais, de familia pobre, y para peor, su madre falleció cuando él tenía sólo 7 años, no sabía lo que el destino le depararía, ya que su vida era un verdadero infierno.

Era rebelde y tenía serios problemas disciplinarios, no encajaba en ningún club, y equipo con el que entrenaba, equipo que lo rechazaba; siempre los mismo problemas: la disciplina.

América de Minas le dio un oportunidad, pero el jugador se pasó metiendo la pata; en el primer juego se marchó expulsado, luego fue amonestado, hasta que se mandó una que le cambió la vida.

Su equipo jugaba un partido oficial por un campeonato regional, Fred, llamado Frederico Chaves Guedes, observó un detalle y dijo, con disimulo, a su compañero antes que el árbitro de el pitazo inicial  «mové cortito y para adelante que el arquero está adelantado», el compañero lo miró y preguntó «¿¡qué!?»… éste con pocas pulgas, fiel a su carácter, le hizo una seña y explotó «¡pateala cortito para adelante!!!».

La cuestión es que su compañero le hizo caso, y tras el pitazo inicial, se la dio cortita, Fred pateó y se la metió por encima del arquero, anotando así el gol a los 3 segundos de juego.

Todos se reían por la «avivada» del rebelde Fred, hasta que todo acabó en el olvido, pero cuando tuvieron que entrenar, se armó.

Fred llegaba al entrenamiento y fue mandando a hacerlo con los juveniles, en torno al campo del primer equipo había más de 30 periodistas, la mayoría representaban a cadenas internacionales, cuando el jugador se disponía a practicar lo llamó el técnico y le dijo «Loco ¡la prensa quiere hablar con vos!».

Sorprendido e indignado, Fred replicó «¡y ahora qué hice??», finalmente fue y la lluvia de preguntas llegaron «cómo se te ocurrió marcar el gol al mover», y el jugador, asombrado dijo «qué hay de extraordinario en eso», y un reportero respondió «es el gol más rápido del mundo».

A partir de ese momento, su vida cambió, su carácter iracundo dejo de ser tal y se dio cuenta que estaba para grandes logros.

Fred, tuvo el clic, y pasó a ser goleador del América mineiro, luego pasó al rival Cruzeiro, se fue a Francia y ahora retornó al Brasil para seguir brillando y deleitando con sus goles. A los 30 años, va por su segundo mundial.

@lostribuneros

Fijate en

Comenzó la Copa Sudamericana tras el final de la Copa América

Racing (Uru) y Rosario Central arrancan victoriosos en Copa Sudamericana

Racing de Montevideo le ganó al Huachipato en Chile. Central le ganó al Inter por la ida de los 16avos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *