Los flamenguistas salieron indemnes del Beira Río y eliminaron de la Copa Libertadores al Internacional. Gol sobre la hora y empate. Son semifinalistas y volverán a Porto Alegre pero a jugar en la «cancha de enfrente».

El «Mengo» debió bregar lindo en la ciudad de Porto Alegre ante un Internacional que ha lo esperaba desesperado por el 0-2 recibido en la ida en Maracaná.

Lleno de bríos entró el conjunto «colorado» al campo del Beira Rio apoyado por su parcialidad, pero el rival no fue a tirarse atrás y pegarle de punta y para arriba si es necesario, sino que se agazapó todo el juego para dar el zarpazo en el momento justo y así sucedió.

Los gaúchos pusieron toda la carne en la parrilla y se la jugaron al todo o nada, mientras que los dirigidos por el portugués Jorge Jesús hacían correr la pelota y llegaban de manera punzante a campo colorado en busca del tanto que les complique la existencia a los locales.

Con dos argentinos en la cancha comenzó la oncena local, dirigida por Odair Hellmann; Victor Cuesta y Andrés D’Alessandro trataron de dar lo suyo en pos de una hazaña, mientras que los adversarios mandaron a un uruguayo Giorgian De Arrascaeta que tuvo a mal traer el fondo colorado.

Flamengo también tuvo su artillería hispanoparlante porque en la cancha arrancaron, además de De Arrascaeta, el colombiano Cuéllar y el español Pablo Mari.

El juego avanzaba y Flamengo le daba algo de trabajo a Marcelo Lomba, le quitaba la pelota a su rival y jugaba en corto buscando sacar contragolpes, pero su rival los tenía medidos y no daba pie.

En el complemento ingresó el uruguayo Nicolás «Diente» López para reforzar el ataque buscando conexión con el «Cabezón» D’Alessandro y un muy marcado peruano Paolo Guerrero, mientras que el argentino Sarrafiore reemplazó a su compatriota Cuesta.

Los colorados pujaron tanto que de cabeza al minuto 60′ marcaron por medio de Rodrigo Lindoso. El tanto fue claro pero el VAR hizo de las suyas y paralizó el partido por una duda que tuvieron, y al final el argentino Patricio Loustau oficializó el gol.

La conquista abrió las esperanzas del Inter porque precisaba un tanto más para los penales, entonces, Jorge Jesús puso en la cancha al paraguayo Piris da Motta y al colombiano Berrío, y vaya que dieron resultado los cambios; cinco minutos faltaban para el final y los locales estaban adelantados, entonces, Bruno Henrique le puso la pelota a Gabriel Barbosa y éste definió dejando todo 1-1.

El desconcierto fue elocuente en filas gaúchas y finalmente no pasaron del empate. Hubo alguna escaramuza pero no pasó a mayores.

Flamengo en 1982 fue eliminado en semifinales por Peñarol y desde ahí jamás había llegado tan alto en Copa Libertadores.

Su rival por semifinales será Gremio Porto Alegrense.

@lostribuneros