Fiyi y dominicana Sub 20: vale la pena igual

El mundo del fútbol está pendiente en gran parte estos días del Mundial Sub 20 que por segunda vez hospeda Argentina. Más aún, de lo que sea de la Selección y los otros 15 integrantes de los venideros octavos de final que arrancan este martes. Quién piensa en los que se volvieron a la primera de cambio. Más aún, qué decir de los dos últimos del torneo. República Dominicana y Fiyi concluyeron 23 y 24 respectivamente, con tres caídas, goleadas estrepitosas y nivel lógicamente inferior. Pero son tan respetables como Argentina, Brasil, Uruguay o cualquiera de los posibles candidatos.

República Dominicana fue quizá mejor que los fiyianos, sobre todo en la poco competitiva eliminatoria de la CONCACAF, y en Argentina abrió el marcador ante Nigeria, PRÓXIMO RIVAL DE LA LOCAL. En cambio, los de Oceanía, más emparentados con el rugby y en especial el de siete, concluyeron escoltas de Nueva Zelanda en su también poco parejo regional, pero aquí se llevaron cero puntos, ningún gol y 16 en su arco. Se puede decir que los del Pacífico Sur se beneficiaron de que su continente tiene injustificadas dos plazas, cuando en el Mundial mayor siempre naufraga en un absurdo repechaje. Más mérito tuvo el equipo caribeño, que fue uno de los dos debutantes absolutos en el torneo junto a Israel y que disputó su primer evento internacional, gracias a que en el clasificatorio de Honduras dejó afuera a rivales mejores como El Salvador y Jamaica.

República Dominicana y Fiyi, dos rarísimos nombres para el fútbol mundial, participaron de la gran cita y conocieron nuestro bello interior con Mendoza o San Juan. Seguro será ése o algún souvenir el mejor recuerdo de su paso por Argentina. Pero nada de burlarse ni creer que vinieron de shopping. Un país que disputa un Mundial, se llame como se llame, es para respetar. Vale la pena su esfuerzo y su presencia. Tanto como los de las grandes luces.

Diego Martín Yamus.
diegoperiodista93@gmail.com

Fijate en

¡Boca no encuentra el arco! Ahora empata de local con Palmeiras

¡Ay, mamá! Se vivió una noche de infarto en La Bombonera cuando Boca y Palmeiras …