Ezequiel Barco, el veterano de 18 años

    La afición estaba expectante; el Rojo perdía 1-0 con Flamengo en el Maracaná y el partido final de la Copa Sudamericana iría a los penales. Los brasileños con el gol de Paquetá se agrandaron y trataron de desmoralizar a un Independiente prolijo por demás.

    Penal al minuto 38. Millones de hinchas del Rojo miraban la pantalla de sus televisores y esperaban que alguno de los experimentados futbolistas se disputen la definición de la penal. Generalmente, este tipo de definiciones es cosa de “gente grande”, sin embargo, apareció un pibe de apenas 18 años que nada le importó que 40 millones de hinchas del Flamengo lo estén maldiciendo, tampoco se sintió apichonado por los fantasmas de un Ricardo Bochini y otros tantos ganadores. Ezequiel Barco se puso frente a la pelota, le entró con todo y: GOL.

    El rojo empató, salió campeón de la Copa Sudamericana y punto final.

    @lostribuneros