El ‘tiki taka’ de Guardiola se arrodilla ante los Spurs

Tottenham Hotspur logró una espectacular clasificación al perder por 4-3 con Manchester City. Los goles anotados fuera de casa fueron clave para que los del “Poche” se metan en semifinales. Cinco goles fueron marcados en los primeros 20′.

Ese maldito gol de visitante, arma de doble filo que puede dar el mayor de los placeres, o el dolor más profundo, dependiendo del ángulo en que se lo mire.

La cuestión es que Manchester City había perdido en Londres con Tottenham Hotspur por 1-0 y ese tanto no anotado fuera de casa les pesó y cómo en el Etihad.

‘Pep’ Guardiola mandó al campo de juego un equipo mentalizado en que había que hacer goles y ganar; apenas 3′ iban de juego cuando la fórmula del catalán funcionó porque Sterling perforaba la red y la serie se ponía pareja, y en teoría, accesible.

Claro, un gol anotado ni bien arranca el juego, y que encima iguala la serie, sirve para motivar al equipo para ir en busca del segundo, luego del tercero y así hasta sellar el pasaporte. Pero, todo esto es mera teoría, bla, bla.

Lo cierto es que los Spurs reaccionaron gracias al surcoreano Son Heung-Min, hombre que en el minuto siete y luego en el diez, marcó dos tantos que dejaron de cara a los locales que tuvieron tres minutos de euforia.

Como ambos equipos entraron al campo de juego cual una arena de la época romana, salvado las distancias, obviamente, Bernardo Silva, al minutito del gol del Tottenham, empató y ya estaban 2-2.

El resultado no servía ni ahí, entonces en el minuto 20 Sterling hacía su doblete y ahora los Ciudadanos estaban arriba 3-2.

Cinco goles en apenas 20′ de juego. Una maravilla para los telespectadores, especialmente, para quienes son neutrales.

Mauricio Pochettino puso antes del descanso a Llorente por Sissoko, y el español no lo decepcionó para nada.

En el complemento el conjunto Spur defendió y trató de anotar un gol más para hacérsela aún más pesada al City, pero las esperanzas de goleada llegaron al minuto 59 cuando el “Kun” Agüero marcaba el 4-2.

Ahora sí, había tiempo como para seguir anotado y lograr así la épica clasificación, pero Tottenham Hotspur no fue a especular, jugó a cara de perro y Llorente a los 73′ les puso la lápida al poner el 4-3.

Tottenham, que nunca ganó una Champions League, se ganó el derecho a ir por un lugar en la final. Su rival será el tremendo Ajax de Ámsterdam.

@lostribuneros