Dos goles se “comió” Karius y le regaló el título al Madrid

Real Madrid facturó su tercera Champions League consecutiva tras superar por 3-1 al Liverpool en Kiev; noche horrorosa del arquero alemán Loris Karius, quien se hizo dos goles y tiró por tierra todos los esfuerzos de sus compañeros. Mohamed Salah fue sacado del partido por un sucio Sergio Ramos en el mejor momento del Liverpool.

La calidad y la experiencia se hicieron valer en la capital ucraniana; Real Madrid dejó que su rival queme las naves en los primeros 10′ y gracias a su oficio supo como jugar y con suerte de campeón levantó el trofeo número 13 de la historia.

Todo comenzó con un juego a todo vapor desde el vamos, con un Liverpool protagonista, dominante y cercano al primer gol. Mohamed Salah se conectaba con Sadio Mane y temblaba el fondo madridista. El lateral Lovren se sumaba y los problemas para los merengues se sumaban, pero éstos tenían a Keylor Navas bajo los tres palos y éste se lució cuando lo precisaron, ahogando varios gritos de gol.

Liverpool ahogaba a un Madrid que no desesperaba y que prefería observar y ver cómo salía de esto, hasta que lo logró. Una jugada clave al minuto 22 cambió radicalmente el destino del encuentro. Sergio Ramos fue a disputar una pelota con el egipcio Mohamed Salah -el mejor hasta el momento- donde le tironeó un brazo y cayó aparatosamente sobre el miembro del rival, provocándole una lesión tal, que le obligó a dejar el campo.

Minutos después vino el momento de Dani Carvajal, quien sufrió una lesión muscular y llorando, al igual que Salah, dejó la cancha, siendo reemplazado por Nacho.

Sin embargo la conmoción fue tal en Liverpool que entraron en pánico y allí Real Madrid les tiró con todo su oficio pese a no tener a Carvajal en la cancha. De dominadores a dominados pasaron los rojos y por fin acabó el entretiempo para tratar de mejorar y recuperarse.

Pero, al tercer minuto de juego Madrid avisó al meter una pelota en el poste horizontal y Liverpool acusa recibo.

Madrid atacaba pero por el rival estaba bien parado en el fondo, pero, Liverpool tenía al enemigo en su propio equipo, y el villano fue nada menos que su arquero Loris Karius.

Jugaba intrascendente en el minuto 51. Karius tenía la pelota en su mano y se la quiso pasar a un rival para salir rápido, pero el balón pegó una pierna de Karim Benzema y se metió en su propio arco.

El efecto psicológico del gol provocó efervescencia en los ingleses y con todo fuerona a buscar el empate y lo encontraron por medio de Sadio Mané a los 55.

Nació otro partido porque Liverpool respiraba aliviado y el arquero alemán también, pero Zinedine Zidane mandó al campo de juego a Gareth Bale en lugar de Isco, y adiós.

El galés se mandó una chilena poco estética pero mandó el balón al fondo de las piolas y golazo del Real Madrid:2-1.

Otra vez, la oncena de Klopp debió tomar los remos y a buscarle la vuelta al posible empate. Entró el alemán Emre Can por James Millner para retomar el control del juego y pujar por el empate.

Pero, en el arco estaba Karius, el “enemigo”; tiro intrascendente de Gareth Bale al minuto 83 y nuevamente el alemán se equivocó y mandó el balón dentro de su propio arco.

Tras este descontrol, el conjunto de Real Madrid terminó teniendo el 61% de control del balón ante el 39% del adversario.

Real Madrid, vivo, experto en finales, ganó y se quedó con la tercera Champions League seguida y su título 13 (récord).

LIVERPOOL 1
Karius; Alexander Arnold, Lovren, van Dijk y Robertson; Wijnaldum, Henderson y Millner; Salah y S. Mané; Roberto Firmino. DT. J. Klopp.

Cambios: Adam Lallana x Mohamed Salah, 29′; E. Can x J. Millner, 83′.
Gol: S. Mané, 55′.

REAL MADRID 3
Navas; Carvajal, Varane, Ramos y Marcelo; Modric, Casemiro y Kroos; Isco; Cristiano Ronaldo y Benzema. DT. Z. Zidane.

Cambios: Nacho x D. Carvajal, 36′; Bale x Isco, 61′; Marco Asensio x Karim Benzema, 89′.
Goles: K. Benzema, 51′; G. Bale 64′ y 83′.

Estadio: Olímpico de Kiev
Referí: M. Mazic (Serbia)

@lostribuneros