Diego Forlán tuvo una despedida a lo grande

El Cachavacha dio un formal adiós al fútbol en el templo del balompié charrúa, el Centenario. Fueron futbolistas argentinos y se llevaron ovaciones por parte de los aficionados uruguayos allí presentes.

Diego Forlán invitó a amigos suyos cosechados a lo largo y ancho de su carrera como futbolista, sin embargo, debió lamentar que otros tantos no hayan podido estar por cuestiones de compromisos laborales.

Pero, no le fallaron la Brujita Verón, Juan Román Riquelme, el «Cabezón» D’Alessandro, el «Pupi» Zanetti, los hermanos Milito y varios nombres de peso tanto en Argentina como en el contexto mundial.

En la cancha se vio al crack Luis Suárez, y al seleccionado oriental que obtuvo el cuarto puesto en Sudáfrica 2010 y el título de campeón de la Copa América 2011.

La «Tota» Lugano, el «Ruso» Pérez y el ídolo de Peñarol Antonio «Tony» Pacheco se robaron los estallidos de júbilo de la afición.

En el banco estuvieron dirigiendo Víctor Púa, hombre que entrenó al equipo celeste mundialista en Corea del Sur – Japón 2002, y del otro lado el gran Oscar «Maestro» Tabárez.

Otros de los fenómenos allí presentes fueron el «Loco» Abreu, ídolo de Botafogo y de exitoso pasaje por San Lorenzo de Almagro en 1995.

Una de las perlitas fue que el arquero Juan Castillo fingió estar lesionado y su lugar lo ocupó el «Lucho» Suárez. El Cachavacha jugó para los dos equipos, el de sus amigos y el de Uruguay.

Fuegos artificiales decoraron el cielo del barrio montevideano de Belgrano, donde se ubica el Estadio Centenario, mientras que luces de colores matizaron esa inolvidable noche de sábado.

En la cancha el partido acabó 6-6 y el actual entrenador de Peñarol, Diego Forlán, hizo nada menos que cuatro tantos.

@lostribuneros

Fijate en

Decepcionó Ecuador; la picardía senegalesa les sacó la clasificación del buche

La falta de picardía y, peor, de temple, se convirtió en decepción. Ecuador que pintaba …