Curitiba con suspicacia y poco interés por Mundial 2014

Un año se a va a cumplir de nuestro viaje al Brasil y recuerdos van quedando; el Mundial 2014 se acerca y seguimos rememorando aquel recorrido hecho por las calles de San Pablo y de la espléndida Curitiba.

La recorrida por San Pablo fue muy bien sucedida ya que ahí no estuve solo, lo hice con mis compañeros de equipo Daniela Maruti y Fede Angostini, quienes no entendía ni «jota» de portugués y en más de una ocasión tuve que hacerles de intérprete, pero la cuestión era saber cómo los paulistanos trataban a los turistas, y la experiencia fue bastante buena.

Para Curitiba ya no se precisaba de un equipo de periodistas, además en la redacción había mucho trabajo, por lo que los compañeros volvieron a la Argentina, tras una semana de sondeos por diversos puntos de una de las ciudades más pobladas del mundo.

En la capital paranaense estaba como pez en el agua, retorné a mi casa, al lugar que me vio nacer, me reencontré con amigos, volví a mi viejo y querido barrio Boqueirâo. Disfrutamos de un rico churrasco a la parrilla, tomamos unas cervezas y oímos un poco de samba y otro poco de candombe uruguayo, para darle calor y color al reencuentro.

La onda era saber cómo viven el hecho de organizar un acontecimiento de esta índole, un Mundial no se hace todo los días, pero me llevé un verdadero chasco; la gente, al igual que en San Pablo, se mostró suspicaz, aunque aquí le agregaron condimento: el escepticismo.

Para viajar de San Pablo a Curitiba tomé un ómnibus desde la Rodoviaria del Tieté hacia Curitiba, que está 400 km al sur; el viaje fue una odisea de 13 horas, cuando en Internet las empresas de buses indican que el viaje es de 6 horas.

Ya en el taxi que me conducía desde la Rodoviaria de Curitiba al barrio Boqueirâo el «motorista» con mucha diplomacia me decía «Es bueno para Brasil porque fijate que el mundo entero va a hablar de nuestro país y eso generaría mucho mayor turismo».

curitiba-carmo-boqueirao(Foto: Estación de colectivos «Do Carmo»)

Noté que el obrero del volante me estaba hablando «con cassette», es decir, que repetía como loro pero que no sentía verdaderamente lo que decía, por lo que continúe inquiriendo hasta que finalmente se sacó la careta.

«¿De qué cuadro soy?, de ninguno es mi respuesta, el fútbol no me gusta, y el hecho que sea negro no quiere decir que me tenga que gustar, es más, en Curitiba no hay mucha onda con el fútbol, eso es cosa de Paulista o Carioca, aquí no» afirmó de manera tajante el chofer.

«Fijate cuanta gente va a los estadios cuando juegan el Atlético, Coritiba o el pobre Paraná Clube, no llegan ni a 10.000 aficionados por partido. Estamos en otra, en esta ciudad no se respira fútbol como en otros estados» cerró.

No conforme con los dichos del taxista salí a recorrer las calles, al otro día, estuve en el Couto Pereira, sede del Coritiba FC y en las cercanías del Estadio Joaquim Américo, perteneciente al Atlético Paranaense, que está de reformas porque allí se jugarán los partidos mundialistas.

La gente entrevistada, ya sea público de paso, como empleados de seguridad, colectiveros o hinchas del Coritiba, ya que estuve cubriendo los 103 del «Coxa», en muchos puntos coincidían.

«El Mundial se hizo para enriquecer a políticos, aumentar las fortunas de los empresarios y resucitar al monopolio O Globo que está en quiebra», fue el común denominador.

«Si no se juega el Mundial en esta ciudad: mejor» dijo un muchacho entrevistado cerca de la Terminal del Boqueirâo.

Luego de esto, para el 13 de octubre uno de los diarios más leídos de la ciudad, en su portada hablaba de un verdadero escándalo que involucraba al Celso Petraglia, el presidente de Atlético Paranaense quien, según fue denunciado por sus compañeros de directiva, había recibido una millonada de dólares por parte del gobierno federal para ampliar el estadio, solo que el dinero fue destinado a favorecer a amigos y parientes en la supuesta reforma del escenario deportivo.

Gran parte de la gente se consuela conque, al menos, atraerá muchos turistas y que serán el centro de atención del mundo, durante 2014.

Luego de esta aventura, unos 8 meses después, se organizó la Copa de las Confederaciones y el público explotó reclamando por los sobreprecios de las contrataciones, y otras cuestiones que en notas anteriores contamos.

Marcelinho Witteczeck    –       @lostribuneros

¿entradas para el Mundial de brasil?

¿Querés ir al Mundial 2014? ya están disponibles entradas en pesos argentinos, y las podés comprar desde acá, Hay entradas disponibles tanto para la fase de grupos como para las rondas eliminatorias, e incluso tenés la posibilidad de adquirir tus entradas para la gran final del 13 de Julio.

Por ej.el sitio Ticketbis ofrece ingresos para todos los partidos, desde el partido inaugural, hasta la final. Hay diversidad de precios, de acuerdo a la ubicación. ¡No te lo pierdas y andá comprando entradas!

Fijate en

¡Se acabó la magia! Godoy Cruz perdió el invicto e imbatibilidad en la Copa de la Liga

En un encuentro lleno de emociones, el invicto de Godoy Cruz llegó a su fin …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *