Cabezazo justo a tiempo y Liverpool sueña

Un verdadero partidazo jugaron por la penúltima fecha de la Premier League los equipos Newcastle y Liverpool. La oncena de Klopp se despedía del campeonato y un cabezazo los volvió a la vida. Salah sufrió una lesión. El venezolano Salomón Rondón anotó.

St. James’ Park fue testigo de lo que fue un verdadero partidazo de definición de la Premier League. Newcastle, el dueño de casa, no jugaba por nada, aún así, no se mantuvo indiferente y fue a hacerle partido a un desesperado Liverpool que, además, venía de perder por goleada por semifinales de la Champions League ante Barcelona.

La oncena de Klopp se portó igual que con el Barça, es decir, arrancó asediando en campo rival, maniatando y no dejándolos jugar. La presión inicial fue tremenda, tal que el conjunto de Liverpool logró romper el cero tras una pelota aérea, en el minuto 13, por medio del zaguero holandés van Dijk.

El tanto de Liverpool, en lugar de planchar el partido y encaminarlo para su lado, hizo todo lo contrario. Newcastle se animó y fue al frente. Rompió con el asedio del rival y comenzaron a ganarle las espaldas por las bandas laterales yendo con varios hombres al ataque.

Presionaron muchísimo los de «Rafa» Benítez con un Salomón Rondón movedizo, ambicioso, lleno de ambición.

Iban apenas 20′ y la presión ejercida por las urracas era tremenda. Se iban todos al ataque y buscaron. Tiro al arco, mano de un defensor, rebote recogido por Christian Atsu quien la mandó a guardar, y el referí otorgó la ley de ventaja y optó por convalidar el gol.

La presión seguía y el local estaba cercano a darlo vuelta. Rondón bregaba apoyado por Hayden, el surcoreano Ki Sung-Yeung y Atsu, logrando mucho peso.

Pero, en el mejor momento del rival, el egipcio Mohamed Salah recibió una pelota entre los zagueros, le pegó de primera y con la derecha, anotando el inesperado segundo gol. Liverpool, ganaba 2-1 ahora y volvía el alma al cuerpo.

Salomón Rondón volvió locos a los defensores del Liverpool. El arquero brasileño Alisson sacó pelotas de gol, lo que demostraba que Newcastle estaba haciendo todo por vencer.

En el complemento Salomón Rondón, luego de tanto luchar e insistir, recibió una pelota, la calzó de primera y dejó sin asunto a Alisson.

Clima de desconcierto por momentos. Aliento de Jürgen Klopp y movimientos del banco. El suizo Shaqiri reemplazó al neerlandés Wijnaldum, y luego, Mohamed Salah recibió un duro golpe del arquero Dúbravka, quien salió a buscar una pelota y con su cadera golpeó su cabeza.

Salah permaneció caído en el suelo durante varios minutos hasta que dejó la cancha. Su lugar lo tomó el belga Origi, en el minuto 73′.

El tiempo pasaba. Faltaban seis para el final. La derrota dejaba prácticamente sin Premier League al Liverpool y Manchester City lo sabía y se excitaba con la idea de verse campeón nuevamente.

Sin embargo, la presión, al mejor estilo inglés, llegó por parte de una pelota quieta. Origi fue a cabecearla y la rozó, ésta se desvió en la cabeza de un zaguero y vino el tanto del alivio.

2-3 se impuso el conjunto Red y ahora supera por dos puntos al Manchester City, y le obliga a vencer en su feudo el lunes al peligroso e impredecible Leicester City.

Posiciones, jornada 37

  1. Liverpool 94
  2. Manchester City 92
  3. Tottenham Hotspur 70
  4. Chelsea 68
  5. Arsenal 66

@lostribuneros

Fijate en

Al Ain conquista la Liga de Campeones de la AFC

Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos – 26 de mayo de 2024 – Al Ain FC …