Botafogo con una deuda de 260 millones de dólares y en la B

Mauricio Assumpçâo, ex presidente del Botafogo, cumplió con sus promesas electorales al pie de la letra y dejó al club en la segunda división y al borde de la quiebra.

El dentista hizo un planteo ambicioso en su campaña electoral de 2009 y la hinchada del Botafogo «compró» y lo votó. Assumpçâo se convirtió en presidente del Botafogo e inmediatamente comenzó a cumplir cada promesa.

Prometió traer un equipo especializado en gestión empresarial para hacer crecer al club, y lo hizo, luego cumplió y trajo un jugador de esos de renombre a nivel mundial y firmaron con Clarence Seedorf, hizo un centro de entrenamiento para inferiores y primera división de altísimo nivel, logró ganar dos campeonatos cariocas y puso al club en la Copa Libertadores tras 17 años.

Hasta ahí todo bien, pero el hombre de palabra cometió un grosero error; no tuvo en cuenta los gastos, el club está al borde de la quiebra y bajó a la segunda división.

Botafogo, además, debe 8 meses de sueldo a sus jugadores, no paga impuestos, por lo que la impositiva brasileña está a punto de trabarle otro embargo, y el Ministerio de Trabajo está al acecho.

Futuro negro para uno de los clubes más populares del fútbol brasileño.

@lostribuneros

 

Fijate en

Golazo de Julián Álvarez, el hombre de los goles importantes

El cordobés Julián Álvarez debutó como titular en el equipo argentino en partido crucial por …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.