BOCA TERMINÓ FESTEJANDO EL CLÁSICO LUEGO DE IR ABAJO 2-0

El clásico terminó con empate entre los dos clubes más populares de la Argentina. River y Boca terminaron 2-2 en un partido para el olvido que tuvo su gran emoción en los descuentos cuando el xeneize, de atrás, lo empató.

El partido técnicamente fue para el olvido pero un clásico es un clásico. Terminaron repartiendo puntos aunque Boca es el que acabó festejando y gonzando a sus adversarios.

Al minuto hubo una falta sobre el uruguayo Rodrigo Mora y el jugador Jonathan Bottinelli de tiro libre puso el 1-0. El ex San Lorenzo remató una pelota envenada que se le coló al arquero Agustín Orión.

River ganaba y con comodidad esperaba en el fondo a un displicente Boca, quien defendía mal y atacaba peor.

Ramiro Funes Mori se marchó lesionado a los 4′ de juego y a los 13′ lo acompañó Aguirre.

Boca defendía mal y cuando los millonarios entraban tocando enervaban al fondo xeneinze.

El equipo de Falicioni trataba de salir por las bandas, pero su juego siempre terminaba en el centro del área de River, donde los zagueros millonarios se hicieron la fiesta.

Albín, el lateral uruguayo de Boca cumplió un buen rol como defensor pero cada vez que iba al ataque decepcionaba.

River, por su lado, tuvo a un inspirado Rodrigo Mora en el ataque y a un Bottinelli autor de la primera parte.

La primera parte terminó con victoria parcial para River, quien de manera inobjetable se llevaba la ventaja.

En la complementaria Boca entró con mayor actitud y buscó el empate desde el vamos, luego con el correr del tiempo se fue diluyendo y volvió a su pésimo juego.

River seguía cómodo y a los 24′ minutos los uruguayos se hicieron la fiesta en el área de Boca. Sánchez ganó una pelota afuera del área y se la cruzó a su compatriota Rodrigo Mora, quien no lo perdonó al arquero Agustín Orión.

El millonario estaba 2-0 y parecía que lo iba a ganar con mucha comodidad porque Boca era desordenado en todos los aspectos, además llegaban a los ponchazos y con muy poca precisión.

Un grosero error de River en el fondo terminó en penal para Boca y a los 30′ el uruguayo Santiago Silva descontó.

Parecía que River no iba a tener problemas para llevarse el clásico, Boca no tenía juego colectivo, todo lo hacía a los ponchazos y como salga. Los millonarios eran ordenados en el fondo y habían perdido profundidad en el ataque.

El tiempo reglamentario se había cumplido y la victoria de River parecía asegurada, Almeyda metió mano en su equipo, a nuestro entender casi de manera triunfalista. Quitó al uruguayo Mora para que la hinchada lo ovacione.

Boca no se rendía aunque era un desorden total y basado en vergüenza deportiva se fue al ataque. En los descuentos Viatri desde la derecha le cruzó una pelota a Silva, éste la acomodó y se la dejó a Erviti que cara a cara con el arquero puso el 2-2 para el delirio de la hinchada boquense.

River ganaba 2-0 y Boca se lo empató de atrás. La parcialidad boquense se marchó festejando.

@lostribuneros

 

Fijate en

Tanzania se lleva 10 millones de chelines tras derrotar a Zambia en las Eliminatorias Africanas para el Mundial 2026

El Ministro Ndumbaro premia en efectivo a los héroes tanzanos por su victoria en las …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *