Bayern, una máquina de alta gama

0
209

Toda su rica vida el Bayern Munich tuvo imagen de potente, casi imbatible. Una máquina de hacer fútbol, en Alemania  y más aún en la Champions League.  Allá por mediados de los 70 con Beckenbauer y Gerd Müller y su tricampeonato 74- 76, luego con su actual presidente Karl-Heinz Rummenigge o Félix Magath que no alcanzaron la gloria por poco, igual que en 1987 con Lothar Matthaus y Andreas Brehme, aquel 2001 ganando Europa y la Copa Intercontinental sobre Boca y más acá, con la base otra vez de la selección germana para alzar la Copa en 2013. Y ahora, este 2020 tan particular lo mostró así de nuevo, por sexta ocasión. 

El Bayern nos hizo quedar bien con nuestros lectores por el pronóstico a su favor que publicamos. Es que hubiera sido casi un pecado que perdiera luego de su 8-2 al Barcelona, es decir, uno de los marcadores más notables de los últimos años en el fútbol mundial. Este domingo reafirmó el poderío ofensivo letal (más de tres goles por partido esta edición) pero sobre todo de conjunto. Porque exhibió brillantemente a sus figuras que además funcionaron como equipo, a la usanza alemana. 

Manuel Neuer, el campeón ante Argentina en el Mundial de Brasil 2014, fue un monstruo en el arco y clave en sus atajadas en esta final ante el París Saint Germain, una con el 0-0 y otra cuando iban 1-0. Los laterales Kimmich y este revelador canadiense Alfonso Davies, una especie de Roberto Carlos del nuevo siglo. La fortaleza de los centrales Boateng y Alaba. Un reloj español con descendencia brasileña en el medio, Thiago Alcántara. Un León, el alemán Goretzka, que hace honor a su nombre de pila. El peligro que generan Thomas Müller y el descendiente de marfileños Serge Gnabry. Los remates de Ivan Perisic. Y los goles de Robert Lewandowski, aunque no haya hecho tantos en este tramo de cierre. Eso en los titulares, porque afuera están un Kingsley Coman que no lo era y definió el título, un Corentin Tolisso de refresco en el medio, un Philippe Coutinho que casi no jugó pero le amargó la existencia a su ex Barça en ese inolvidable 8-2. Hasta se dio el lujo de tener al campeón mundial en Rusia 2018 Benjamin Pavard en el banco sin usarlo, debido a su reciente recuperación de lesión. Todo eso al comando de otro tapado, el técnico Hans-Dieter Flick, que de su interinato tras la crisis con Nico Kovac fue confirmado y lo sacó campeón. 

Cuántas veces nos apresuramos a decir que tal o cual equipo está para campeón. Este Bayern 2020  es una excepción; se notaba a distancia su logro. Por todo se lleva la tripleta de Bundesliga, Copa alemana y la Champions. Ha sido una máquina: a tono con la famosa automotriz de Baviera BMW, es un último modelo de alta gama. 

Diego Martín Yamus. 
diegoanita@hotmail.com.ar 

@lostribuneros

No hay comentarios