Gremio contra todo pronóstico batió a Palmeiras en el Pacaembú y lo eliminó de la Copa Libertadores de América. Ganaron por 1-2 y hasta podrían tener clásico en las semifinales si su rival Inter logra también una hazaña como local ante Flamengo.

Palmeiras arrancó orondo su llave por cuartos de final porque con diez hombres en la cancha superó en pleno Porto Alegre a Gremio, y era un hecho de que se meterían en las semifinales de la Copa Libertadores.

La falta de un Felipe Melo que vive haciéndose expulsar y que hizo un teatro al nivel de novela mexicana de los ’80 cuando abandonaba el terreno, se sintió en este partido clave jugado en San Pablo.

Los «Porcos» con el empate estaban hechos. Era Gremio quien debía poner todo en la cancha para torcer la historia.

Todo pintaba de manera normal y hasta con sabor a trámite porque en el minuto 14 Luiz Adriana facturó para los «Porcos» y obligaba a los gaúchos a dar vuelta el juego.

Apenas cuatro minutos después los gremistas reaccionaron y Everton igualó, pero, antes de que los esmeraldinhas reacciones, apareció Alisson para torcer la historia en el minuto 22 y de ahí la debacle.

Scolari puso toda la carne en la parrilla al verse perdido. Palmeiras tomó las riendas del juego, pero Gremio les pagó con su misma pócima porque les hizo tiempo, tiró la pelota lejos, si tuvo que pegarle de punta para arriba no tuvo pruritos en hacerlo.

La pelota la tuvo Palmeiras en el 65 por ciento del juego y generó mayores chances. El encuentro duró arriba de 100 minutos dada la cantidad de minutos agregados antes del descanso y al final de la brega.

La cuestión es que Gremio pateó el tablero y si mañana lo llega a patear Inter con Flamengo, esta llave semifinal de Libertadores podría llegar a ser idílica si es que Boca y River se llegan a cruzar.

@lostribuneros