A lo guapo y por penales Independiente le ganó a la U.N.A.M

0
239
Foto: Conmebol

Con diez hombres en la cancha, de visitante y con un gol marcado en el momento justo los ecuatorianos cayeron con los Pumas, sin embargo desde los 12 pasos se metieron en semifinales de la Copa Libertadores. Boca Juniors será su rival.

Universidad Nacional Autónoma de México, abreviado a UNAM, se sentía aliviado por haber anotado un gol en calidad de visitante, pese a haber caído ante Independiente del Valle por la ida de los cuartos de final coperos, por eso dejaron todo para la revancha y trabajaron el partido de tal manera que la clasificación a la fase semifinal se concrete en el DF ante el modesto equipo sudamericano.

La revancha, jugada en el Estadio Universitario de Coyoacán no arrancó como precisamente lo esperaba el público mexicano y, en especial, su entrenador Guillermo Vázquez. Independiente entró de manera insolente al campo y ni bien el árbitro dio la orden de comenzar, dieron una serie de toques y a los 20 segundos se perdieron el gol que probablemente les hubiera evitado los tiros penales.

Dirigidos por el uruguayo Pablo Repetto, los ecuatorianos metieron en apuros al arquero local Alejandro Palacios, pero, en el mejor momento de la visita dos contragolpes letales con remates fuertísimos y cruzados cambiaron todo; Ismael Sosa, hombre oriundo de Argentina, utilizó un molde para marcar los dos goles, uno a los 16′ y el otro a los 18′.

Este triunfo parcial demostraba que el equipo ecuatoriano era de temer, sí, pero que era ineficaz. Unviersidad Autónoma ganaba con autoridad y era capaz de aumentar el marcador.

Poco a poco el equipo de Repetto fue tomándole el pulso a los Pumas, llevó la batalla a otro sector del campo de juego y con el pasar del tiempo amansaron a las fieras.

En el complemento, en el mejor momento de Independiente del Valle, cuando los Angulo, Julio y José, tenían en jaque a la defensa mexicana, apareció el gol de Somoza, quien a los 66′ ponía el descuento y forzaba los penales.

Fue más que meritorio el resultado para el equipo de Ecuador debido a que 10′ antes del gol, el volante Luis Miguel Ayala vio la roja directa por una entrada desleal sobre un rival. Con ese panorama para nada se amilanaron, sino que los azul y negros fueron al frente con alma y vida.

Tras el pitazo final, el equipo ecuatoriano hizo muy bien las cosas desde el punto penal y ahora piensan en Boca Juniors, en la semifinal.

@lostribuneros

No hay comentarios