25 años de la caída del muro de Berlín e hinchas con la pasión prohibida

Tras la división de Alemania en dos países, quienes pagaron el pato, entre millones, fueron los hinchas del Herta y del Dynamo Berlín, que quedaron en veredas opuestas. Al construirse el muro la pasión quedó «prohibida».

La división de la nación germana en República Federal de Alemania (RFA) y República Democrática de Alemania (RDA) fue nefasta para ciertos equipos de fútbol, pero mucho peor para los apasionados hinchas, quienes tuvieron prohibido seguir al club de sus amores.

La Segunda Guerra Mundial acabó en 1945 y Alemania fue dividida en dos naciones diferentes. La capital, Berlín, fue dividida también, y quienes vivían en la zona este pasaron a ser ciudadanos de la RDA, mientras que los del oeste de la RFA.

Herta Berlín se ubicaba en el sector oeste y quedó en manos de la RFA, por lo tanto, jugó la Bundesliga, mientras que el Dynamo que estaba al este pasó a jugar el campeonato de la RDA llamado DDR-Oberliga.

En 1961 comenzó la construcción del muro que, definitivamente, aisló las dos Alemania. La RFA quedó integrada al mundo, pero la RDA quedó restringida.

Los hinchas del Herta, que vivían en el sector este quedaron «apresados» a la RDA y nunca más pudieron saber nada de su equipo, al menos de manera oficial, pero el ingenio humano es poderoso, y se las tuvieron que ingeniar para crear un club de fans clandestino.

Ellos se reunían en bares y allí intercambiaban informaciones. Muchas veces era el propio club que les enviaba cartas contándoles como iban las cosas, otras veces, apelaban a sus «informantes», que eran personas que tenían autorizaciones especiales para cruzarse al sector oriental.

Dynamo, sin embargo, corrió mejor suerte que su tradicional adversario, y al quedar en el este, la Stasi, que era el servicio secreto de la Alemania Democrática, se encargó de financiarlo y administrarlo, por lo que fue campeón durante 10 ocasiones, superando al otro Dynamo, el Dresde.

Tras la unificación de las Alemania el 9 de noviembre de 1989, más de un hincha, que a esa altura peinaba canas, pudo soltar lágrimas de felicidad por el reencuentro. El Herta ya no era lo mismo, pese a haber quedado en el sector «rico».

Quien también pagó el pato, porque no pudo gozar más de privilegios del gobierno, fue el Dynamo Berlín, equipo que de ser el más laureado, pasó a jugar en la cuarta división.

El Mundial de Alemania Occidental 1974, tuvo la particularidad que la local RFA tuvo que jugar contra la RDA. Ganaron los orientales contra todo pronóstico.

Esto es apenas un granito de arena de lo que sucedió entre 1945 y 1989. Aunque pasaron 25 años, hay muchas cicatrices que todavía no han terminado de cerrarse.

Marcelinho Witteczeck

@lostribuneros

 

 

Fijate en

La fiesta tras la victoria inglesa por la Eurocopa, también hubo disturbios

¡Inglaterra a la final entre festejos, un policía ‘Southgate’ y la sombra de la violencia! ⚽️󠁧󠁢󠁥󠁮󠁧󠁿

Dortmund, Alemania – La victoria de Inglaterra sobre Países Bajos por 2-1 en la semifinal …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *