Shaqiri entró, rompió el cerrojo y Liverpool se quedó con el clásico

Liverpool rompió el maleficio de cuatro años sin ganarle al Manchester United. Un movimiento de piezas de Klopp bastó para romper el cerco de Mourinho.  3-2 ganaron y siguen como líderes e invictos.

Por la jornada 17 de la Premier League el conjunto de Liverpool esperó en Anfield a su clásico rival Manchester United. Se pronosticaba en la previa un gran partido, y así lo fue. Ambos fueron al frente porque el empate no le servía a ninguno.

La propuesta del alemán Jürgen Klopp fue clara porque mandó al frente a su equipo desde el vamos. El «Rojo»hizo presión en el campo rival y no lo dejó moverse, ni siquiera, sacar contragolpes.

Mourinho armó un esquema defensivo donde generó varios cerrojos. Impidió que el egipcio Mohamed Salah pueda hacer de las suyas.

Liverpool bregaba pero se encontraba con piernas por donde se muevan. El «Mou» logró cerrar espacios e incomodar al rival, además, especuló con un posible retroceso de su rival para jugar más lejos.

Sin embargo, la rotura del cerrojo se dio al minuto 23. Saque lateral, toques y toques, pelota perfectamente puesta para un Sadio Mané que logró burlar a los centrales y el merecido gol.

Este tanto aumentó más la confianza del Liverpool que merecía el segundo. Pelotas por todos lados ante un Manchester que estaba «colgado» del travesaño.

Pero, no todo fue color de rosas y el gran problema de la oncena de Klopp sigue estando bajo los tres palos; centro por la izquierda, tras una jugada aislada, pelota que rebota en la rodilla del cuidapalos y gol Jesse Lingard.

Pese a la injusticia en el marcador Liverpool no se desmoralizó y siguió con su idea de ganar.

En el entretiempo Mourinho puso en la cancha a Fellaini en lugar de Dalot, para ganar mayor fuerza en el medio, y gracias a la altura del belga, buscaban ganar en el aire.

Mané y Keita se movían lindo, pero no lograban generar lo esperado, entonces, Klopp sacó al último en mencionar y mandó al suizo Shaqiri quien cambió radicalmente el juego.

Tras muchos remates e intentos, el suizo supo cómo hacerlo; pelota por la banda izquierda, centro de la muerte, rebotes y zapatazo potente que se desvió en una pierna y terminó en el arco de De Gea.

La confianza creció más y más. La frescura de Shaqiri renovó a la delantera roja y nuevamente al minuto 80, tras una serie de toque inteligentes, recibió una pelota y le pegó, en esta ocasión, de zurda, la pelota rebotó de nuevo en una pierna, y partido sentenciado.

Manchester United acaba siendo perjudicado porque quedó a 19 de su rival de turno, que es el puntero, y a 11 unidades de las posiciones de Champions League.

Arsenal fue sorprendido en su visita al Southampton y perdió con éstos por 3-2, cayendo en la tabla de posiciones. Los vencedores sumaron tres puntos de oro ya que van esquivando a la zona del descenso.

Chelsea tuvo que trabajar lindo en casa del Brighton & Hove para salir victorioso por 2-1, quedando solo en la cuarta ubicación.

Clasificación:

  1. Liverpool 45
  2. Manchester City 44
  3. Tottenham Hotspur 39
  4. Chelsea 37
  5. Arsenal 34
  6. Manchester United 26

 

 

@lostribuneros

Fijate en

Brasil fue víctima de la maldición de la zona de grupos

Reglas no escritas. Leyes tácitas. Como le quieras llamar. El hecho es que Brasil quedó …