Madrid destrozado y eliminado en el Bernabéu

0
110
Un verdadero milagro se produjo en el Bernabéu y el Real Madrid, que había ganado en Holanda 2-1, fue goleado 4-1 por Ajax. Los «Hijos de Dios» fueron iluminados por su jefe y pasaron los octavos de final de la Champions League.

De no creer. Inconcebible. Real Madrid tenía servida en bandeja de plata la clasificación a cuartos de final porque en Ámsterdam le había ganado al Ajax por 2-1, dejando los cimientos listos para construir una tranquila clasificación en el Santiago Bernabéu.

Sin el capitán Sergio Ramos, suspendido, el conjunto merengue entró al campo con la idea de defender esa victoria lograda y desde el pitazo final fueron a poner las cosas en orden. Iban apenas tres minutos, centro, arco libre y cabezazo de gol del defensor Varane y una pelota caprichosa que pegó en el travesaño, impidiendo el primer gol del Madrid.

Gracias a la presión ejercida en los primeros seis minutos daba para creer que el juego sería un mero trámite sencillo para los madridistas, sin embargo, en el primer ataque que tuvo el conjunto «judío», un minuto después, consiguió sorprender y anotar un inesperado gol por medio de Ziyech.

Con el gol de ventaja de Ajax, el equipo del «Indiecito» Solari entró en un mar de desconcierto, en lugar de recuperar la calma e ir en pos del empate, luego de todo, esto recién empezaba.

Los ajaccien no perdían en rumbo. Tocaban lindo, trataban bien a la pelota, buscaban espacios, burlaban las espaldas de Casemiro y Toni Kroos, llegaban con muchos hombres y quedaban mano a mano con los defensores madridistas.

Gracias a ello vino una jugada fenomenal de un tremendo Dusan Tadic, quien se la puso al punto penal a un brasileño David Neres que tomó la pelota con algo de espacio, enganchó y se la puso a Courtois que salía a achicarle. Iban apenas 18′ y el Ajax ganaba 0-2.

La victoria parcial dejaba a los «Hijos de Dios» clasificados, pero un gol del Madrid forzaba el alargue.

Sólido y sorprendente el Ajax siguió en su rumbo e iba por un resultado que le clasificara. Había una puja brava entre un equipo duro, ensamblado, ante otro que era puro ponchazos, improvisación y ensayo y error.

Además, los neerlandeses tuvieron al camerunés André Onana que sacó pelotas importante.

Lucas Vázquez a la media hora dejó el campo de juego lesionado y su lugar lo tomó el galés Gareth Bale.

Mal partido de Karim Benzema, quien no pudo conectarse con un Luka Modric que hacía lo que podía ante la muralla china que formó Ajax en torno a su área grande.

David Neres tuvo otra gran oportunidad, aún en el primer tiempo, y con ese gol cerrarían el juego, pero el remate cruzado del sudamericano se fue por poco.

Otra baja más experimentó el Real Madrid en la primera etapa, cuando el movedizo y atrevido Vinicius Júnior debió abandonar el juego llorando por lesión. Su lugar lo tomó Marco Asensio, que le cambió el andamiaje al merengue.

En el complemento los locales seguían con la posesión del balón y procuraban el ansiado gol para intentar torcer la historia, pero su rival no aflojaba y seguía con su idea clara y organizada.

Jugada intrascendente en el lateral derecho, en el campo de Ajax, el lateral la pelea y evita que esta se vaya del campo, ahí uno de sus compañeros la toma y a toda velocidad inicia un ataque que acaba por la izquierda, pelota al centro del área, cerca de la medialuna y el serbio Tadic la clavó en el ángulo derecho del belga Courtois.

Tras el gol, el referí fue llamado por el VAR, porque daba la impresión de que la pelota se había ido en el mencionado inicio de jugada, luego de deliberar, se llegó a la conclusión de que la pelota no salió totalmente de la cancha, por lo que el gol fue convalidado.

El 3-0 lapidaba al Madrid, pero se trata del tricampeón consecutivo de la competición y no daba para subestimar. Iban 62′ y Ajax estaba por cerrar el encuentro, sin embargo, Marco Asensio descontó y las alarmas se empezaron a encender.

Madrid empezó a crecer y procuraba achicar aún más, porque el 3-3 les bastaba. El sueco Schöne tenía un tiro libre entre el vértice del área y la línea del lateral, todos esperaban un centro, quienes veíamos el partido también, pero la pelota fue tan abierta que se clavó en el ángulo del segundo palo y adiós Real Madrid: 4-1.

Nacho fue expulsado en el minuto 93, tras doble amarilla lograda en la misma incidencia.

Soccerway

@lostribuneros

No hay comentarios