La selección argentina tiene una chance más ¿dejarán de pisarse la cabeza?

REUTERS

Más de un centenar de periodistas argentinos tienen sus ojos, narices y bocas, puestas en el vestuario de la selección, y si ningún colega niega lo que se rumorea, y apenas los protagonistas lo hacen, es señal de que algo está sucediendo.

Lo vimos en el partido con Croacia, lo vimos expresiones faciales en pleno juego, antes, en las conferencias de prensa; miradas tensas, un Messi fastidiado que ni el himno cantó, algo no funciona en el seno del equipo argentino.

Se habla de divisiones, de que el técnico Jorge Sampaoli perdió el timón y que los que reman son los futbolistas, que el “Chiqui” Tapia no tiene idea de nada sobre gestión del equipo y que tiene cero influencia pese a ser el pope.

Caruso Lombardi, hombre que tiene conexiones en los vestuarios por ser entrenador, salió diciendo que Pavón y Mascherano se tomaron a golpes de puño, lo que fue negado, pero, no se puede negar la declaración del “Kun” Agüero, que dijo que Sampaoli “haga lo que quiera”, pese a que se hizo el desentendido después.

Argentina tiene unos líos tremendos, es un verdadero pisadero de cabezas, en lugar de tirar todos parejo como buenos compañeros.

Por otro lado, el “Kichán” y Mascherano se mostraron juntos en fotos, bromeando sobre una supuesta pelea a golpes de puño entre ellos.

Más allá de lo que se diga sea verdad o no, el hecho es que durante la goleada sobre Croacia vimos a un equipo sin entrega, que se arrodilló y dejó que los eslavos hagan lo que quieran, lejos estuvo la rebeldía, el amor propio, la entrega, el orgullo.

Ahora, Argentina, tiene una nueva oportunidad, y según Olé, entre otros medios, indicaron que el “Masche” habló con los directivos argentinos apostados allá, con Beccacece, ayudante de Sampaoli y su ayudante Scaloni, para limar asperezas y, por fin, tirar todos parejo.

El partido con Nigeria dirá qué rumbo tomará todo esto y, si por fin, se pondrán a trabajar por el bien común del equipo.

@lostribuneros