Golpiza de la Policía Bonaerense ¡vergonzoso!

    La violencia en el fútbol argentino no sólo comienza desde las tribunas, sino mucho peor; desde el ceno de la propia policía, es decir, de quienes tienen que “cuidarnos”.

    Durante el partido entre Racing y Unión, disputado en el Cilindro de Avellaneda, un hincha se quedó detrás del arco; en un clima distendido y burlón donde la seguridad de ningún jugador corría peligro.

    La policía, de manera correcta, decide sacar al simpatizante de esa zona; lo reducen, esposan y de manera cobarde lo pegan. Esto desató la ira de los miles de aficionados apostados en las graderías.

    Las fuerzas de seguridad argentina son patéticas y, muchas veces, los policías son más psicópatas que muchos inadaptados que están en las barras bravas.

    Si el ejemplo no comienza por las propias autoridades estamos perdidos. La policía no respeta, sino recordemos que hace muy poco, un hincha de Lanús fue asesinado por un funcionario policial.

    Muchos medios de prensa se llenan la boca, y existen vejetes semi seniles, que toman un micrófono y por los medios masivos de comunicación, muchos de ellos pertenecientes al monopolio, que opinan, juzgan y condenan sin tener la mínima información, ni tampoco el interés de saber algo tan importante como “el porqué”.

    @lostribuneros