RD Congo: Akolo tiene esperanza de Mundial

4

Cuando Chadrac Akolo dejó el FC Corbeau, el club en el que jugaba de joven en Lembe, en las afueras de Kinshasa, no podía ni imaginar que regresaría varios años más tarde para vestir los colores de la selección nacional.

“Todo empezó en aquel club, y aunque yo no creía que tuviese demasiado talento, la gente que me veía pensaba que tenía potencial y que podía llegar lejos”, explica Akolo en una entrevista exclusiva con FIFA.com. “Cuando llegué a Suiza me di cuenta de que posiblemente sería capaz de progresar con el fútbol, que era algo que podría llevarme a otros sitios”.

Tras ir subiendo peldaños y alcanzar el primer equipo del FC Sion, fue convocado por la selección de la RD del Congo. En aquel momento sopesó las posibilidades que tenía como internacional y no aceptó, pensando en poder competir con Suiza. No obstante, cuando Florent Ibenge volvió a insistir hace unos meses, decidió incorporarse al plantel de los Leopardos.

“Soñaba con jugar con la selección desde que era un niño pequeño, pero también tenía la posibilidad de representar a Suiza”, revela Akolo. “Esa oportunidad de jugar con Suiza, que es una gran nación, y de participar periódicamente en grandes torneos, hizo que me retrasase a la hora de elegir a la selección nacional de la República Democrática del Congo”.

“Rechacé a la RDC varias veces, pero cuando me fui a Alemania para fichar por el Stuttgart los trámites que había puesto en marcha para obtener la nacionalidad suiza se interrumpieron”.

El partido del año

Akolo llegó pues al combinado de Ibenge coincidiendo con los dos partidos frente a Túnez, fundamentales para los congoleños. En el primero, disputado a principios de septiembre en Rades, no llegó a salir del banco de reservas, y los Leopardos perdieron 2-1.

Tres días más tarde, 80.000 hinchas abarrotaron el Estadio de los Mártires de Kinshasa para ver a sus ídolos medirse con las Águilas de Cartago. El cuadro local se situó con un 2-0 a favor, merced a los goles de Chancel Mbemba y Paul-José Mpoku, pero la alegría de las gradas no duraría, ya que los magrebíes empataron en apenas dos minutos. Akolo volvió a comenzar como suplente, aunque esta vez su seleccionador le dio la alternativa mediada la segunda parte.

Al igual que sus compañeros, quedó abatido después de que el partido terminase en tablas (2-2), si bien afirma que recordará siempre ese momento.

“Es difícil pensarlo”, señala Akolo. “En la RD del Congo era el partido del año, la gente tenía muchísimas esperanzas. Nos entristeció no poder dar una alegría a todas esas personas, ni colmar sus expectativas. Pero siempre recordaré con cariño ese primer partido con la camiseta de los Leopardos”.

Una oportunidad perdida

Tras ese empate a 2-2, Túnez encabeza el Grupo A con tres puntos de ventaja sobre la RD del Congo. Akolo confiesa que todavía no ha superado la decepción.

“Desde entonces llevo dándole vueltas al partido en la cabeza… No sé cómo pudimos dejar escapar la victoria. Por suerte, jugué pocos días después y marqué

[su primer gol en la Bundesliga con el VfB Stuttgart]. Eso evitó que pensase demasiado en ese encuentro”.

Una pose similar, pero emociones muy distintas

Únicamente los ganadores de cada grupo acceden a la fase final, de modo que Túnez ocupa ahora una posición claramente ventajosa. Aun así, Akolo no renuncia a viajar a Rusia el año que viene.

“Seguimos teniendo opciones, aunque todos nos vean ya eliminados”, insiste. “Quedan dos partidos. Si le hubiéramos ganado a Túnez tampoco estaríamos clasificados, y seguimos vivos, a pesar del empate”.

“Tenemos que ganar nuestros partidos”, concluye el jugador del VfB Stuttgart. “Y luego esperar que Túnez falle. Ya no dependemos de nosotros mismos, pero debemos mantener la concentración, centrarnos en lo que hay que hacer y esperar que el resto de las circunstancias acompañen”.

Fuente: FIFA

Diego Martín Yamus.
Diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros