Peñarol y Atlético se dieron como en la guerra

Manyas y Atleticanos se vieron las caras en la Baixada de Curitiba en un partido que de amistoso tuvo el rótulo. Igualaron sin goles y no terminaron los 22 en la cancha.

Atlético, o por su nombre completo Atlético Paranaense, esperó al popular Peñarol de Montevideo para verse las caras en la previa al debut de los atleticanos por Copa Libertadores ante el Millonarios de Bogotá.

El juego llevado a cabo en la coqueta calle Buenos Aires, de Curitiba, terminó en un 0-0. Lo llamativo de la brega es que los curitibanos y montevideanos jugaron a cara de perro como si se tratara de un partido copero.

Los mirasoles, que estrenaban al “Leo” Ramos como director técnico y que jugarán en la zona de grupos de la Libertadores, tuvieron su primera prueba de fuego ante un rival que aspira a meterse en esa misma etapa copera.

Pierna fuerte, poco fútbol y muchas peleas obligaron al referí a exhibir tarjetas rojas por doquier; los orientales terminaron con nueve en la cancha por rojas a Guzmán Pereira y Rodríguez, mientras que Nikâo vio la colorada para los “rubronegros”.

Los atleticanos olvidaron de jugar al fútbol y entraron en el juego propuesto por los mirasoles que están en formación y que vienen de formar un nuevo equipo de la manos de Ramos. Lo que dejó disconforme a su parcialidad, ya que entraron en el roce y la pierna fuerte.

El entrenador del “furacâo” Paulo Autuori debió ingresar al campo a separar a sus futbolistas, lo que generó molestias en los 30 mil simpatizantes que fueron a ver a un Atlético que debía, al menos, dejar las esperanzas de que jugarán al fútbol frente a los colombianos.

Tras el pitazo final, los jugadores olvidaron los cabildeos y los golpes dados en la cancha para confundirse en un abrazo e intercambio de camisetas.

El hincha atleticano quedó con mal sabor de boca y deberán dejar de lado el “clima copero” para poner la pelota al piso e ir al frente.

Marcelinho Witteczeck

@lostribuneros