OLIMPIA PRECISÓ DE UN RATITO PARA VENCER A DANUBIO

    Olimpia en su propia cancha superó a Danubio por 2-1 y se aseguró la clasificación a la segunda fase de la Sudamericana. El elenco de la curva de Maroñas se había puesto en ventaja a los 22′ pero un excelente movimiento táctico del entrenador del decano logró revertir todo en apenas 4′. Danubio llegó procedente de Montevideo, apenas unas horas antes del comienzo del juego.

    ABC:: El franjeado enfrentaba en el Manuel Ferreira al equipo uruguayo que por problemas de vuelo desde el domingo en Montevideo llegó en la mañana de este martes a nuestra capital. Incluso, los uruguayos habían pedido la postergación del partido a la Confederación Sudamericana de Fútbol.

    Gregorio Pérez realizó cinco cambios con relación al cuadro titular que enfrentó el sábado a Cerro Porteño. Una de las novedades era la presencia en ataque de Fredy Bareiro en compañía de Néstor Bareiro. Salgueiro aguardaba en el banco de suplentes.

    Olimpia intentó dominar el juego desde el primer momento pero también el equipo uruguayo estaba despierto y concentrado. Danubio tenía un sector preferido para atacar y era la zona derecha de su ataque por donde se movía Melazzi que en dos jugadas generó dos tiros libres y una amonestación a Richard Ortiz.

    Olimpia comenzó a tener el balón después de los diez minutos y comenzó a llegar con peligro. Néstor Bareiro era importante por su movilidad y Eduardo Aranda aparecía apoyando a los delanteros. A los 13 minutos, Aranda estuvo cerca con un disparo desde fuera del área.

    El decano buscaba cada vez con mayor insistencia, por derecha con Eduardo Aranda y por izquierda con Ariosa y Richard Ortiz. A los 19 minutos el arquero Goicoechea le paró una buena pelota a Fredy Bareiro e inmediatamente después, Ariosa sacó un remate que paso cerca del arco charrúa.

    A los 22 minutos, Olimpia perdió un balón en el medio y posibilitó el contragolpe del Danubio.

    Rodríguez desbordó, tiro el centro y a la entrada al área apareció Leonardo Carboni para aplicar el cabezazo que venció a Martín Silva. Esto obligaba a Olimpia a marcar dos goles para clasificar.

    Buscando mejorar en la zona de ofensiva, Pérez recurrió a Juan Manuel Salgueiro en reemplazo de Fabio Caballero. Pero los jugadores de Olimpia seguían intentando desde fuera del área, Fredy Bareiro buscó de afuera y su remate se fue por encima del travesaño.

    La defensa de Danubio tuvo pocos huecos pero Salgueiro pudo penetrar en una buena jugada, y el balón le llegó a Ortiz que de vuelta buscó el arco pero no tuvo fortuna.

    Uno de los que más busco llegar al gol desde el inicio del juego fue Eduardo Aranda. Y a los 41 minutos la pelota volvió a quedar al mediocampista fuera del área, esta vez, Aranda no erró y la pelota se metió en el arco de Goicoechea, arquero de Danubio. Olimpia empataba y ahora iba en busca del gol de la clasificación.

    El decano siguió presionando y el gran baluarte de todo era Juan Manuel Salgueiro que entró muy bien, moviendo al equipo. A los 45 minutos, Salgueiro agarró un rebote por la zona izquierda e ingreso al área donde sacó un gran remate que venció al arquero del Danubio para hacer delirar a los hinchas del franjeado.

    La segunda etapa, Olimpia siguió intentando llegar al gol, el decano era mejor que su rival y creó situaciones para llegar al tercero a través de Salgueiro y de Fredy Bareiro.

    Danubio consiguió salir del asedio franjeado a los 55 minutos cuando Melazzi desbordó por derecha y se vino un tiro de esquina. Del córner estuvo a punto de llegar el empate cuando Fernández solo frente al arco tiro el balón afuera.

    Olimpia se fue replegando con el correr de los minutos, sin embargo el equipo uruguayo no consiguió generar grandes riesgos sobre el arco protegido por Silva.

    El Decano consiguió generar oportunidades de peligro en varias ocasiones, haciendo que su público se pusiera de pie esperando el grito de gol, pero el toque final no se llegaba.

    En el minuto 78, el equipo uruguayo se vio disminuido en fuerzas cuando Ángel Cayetano vio la tarjeta roja tras una fuerte falta sobre Enrique Meza, quien tuvo que ser sustituido a consecuencia del fuerte golpe.

    El Franjeado hizo pasar sofocones a la zona defensiva del equipo uruguayo.

    En el último minuto de juego, Martín Silva venció en un mano a mano en el que parecía llegaba el gol del empate uruguayo. En los últimos segundos, Olimpia sufrió algunos sustos, pero fueron solo un condimento más para la alegría final.

    El Decano demostró su estirpe copera y consiguió reponerse de un marcador adverso para sellar su clasificación a la segunda fase de la Copa Sudamericana.

    Fuente: ABC
    Enlace: