La B Nacional entra en paro pidiendo mayor seguridad

2

La gota que rebalsó el vaso tuvo lugar en la fecha anterior, cuando el pasado jueves en José Ingenieros el volante Franco Quiróz, jugador del local Almagro, recibió una perdigonada de un disparo con balas de goma proveniente de un arma policial, en momentos en que las fuerzas de seguridad intentaban dispersar a los revoltosos instalados en la tribuna del dueño de casa que luego de que en el minuto final del partido el visitante, Atlético Paraná, lograra la victoria por 1 a 0, estaban provocando desmanes en el sector.

Quiróz fue trasladado a una clínica zonal y tras extraerle el perdigón, los médicos le dieron el alta, pero fue en ese momento cuando desde las entrañas de la divisional empezó a germinar la idea del paro, sobre todo después que el presidente de Almagro, Julián Romeo, denunciara que su club había pagado un operativo policial para 100 efectivos y él solamente había contado 28 en el lugar.

Este hecho, que suele ser moneda corriente no solamente en las divisionales de ascenso sino también en la primera división, fue “corroborado” posteriormente por la propia policía, que le devolvió al club 17.000 pesos por no haber enviado el centenar de efectivos por los que ya había cobrado para garantizar la seguridad en ese encuentro que, como en la mayoría de los casos, no contó con hinchas visitantes.

“Más allá de la reunión que vamos a tener mañana, la decisión está tomada y vamos a ir al paro este fin de semana”, le ratificó a Télam uno de los referentes de la divisional esta noche, al tiempo que le confirmó que “los dirigentes que no puedan concurrir mañana a firmar el comunicado que hicimos al respecto porque son del interior, podrán hacerlo por mail, para que así estén las 23 suscripciones que hacen falta”.

El comunicado en cuestión al que tuvo acceso Télam expresa lo siguiente:

“Los presidentes, vicepresidentes y delegados de la totalidad de los clubes que compiten en el torneo de Primera Nacional B con mandato vigente hasta el momento, venimos a notificar la suspensión de la jornada programada para los días sábado 18, domingo 19 y lunes 20 del corriente.

Es verdaderamente imposible seguir abriendo los estadios de fútbol en la coyuntura actual. Los operativos policiales son de una magnitud en cuanto a la cantidad de efectivos y costos de los mismos que no podemos seguir afrontando.

Dependiendo de la jurisdicción, los mismos se realizan en módulos de tres, cuatro, cinco y hasta seis horas.

En algunos estadios, la proporción es de un efectivo policial por cada tres espectadores, un verdadero dislate, verdaderamente infundado e insostenible.

Asimismo, debemos agregar a las tareas de recaudar fondos para afrontar operativos inviables de contabilizar si las fuerzas policiales concurren en las cantidades que son abonadas.

Y como corolario de ello, ante cualquier hecho de violencia, los que por otra parte son cada vez de mayor gravedad y envergadura, la responsabilidad recae en nuestras instituciones, a las que se aplican sanciones gravosas desde lo económico y deportivo. Un verdadero atropello.

Es momento de parar con el mancillamiento del buen nombre y honor de los directivos. Es momento de parar con acostumbrarnos a los hechos de violencia. Es momento de detener esta sangría que día a día flagela a nuestras instituciones. Es momento que el Estado Nacional cumpla con el compromiso de afrontar el costo de los operativos policiales y de salvaguardar la integridad de todos los que concurren a nuestros estadios.

Es por todo lo expuesto que, además de suspender la fecha citada, solicitamos la inmediata intervención en el tema del Comité Regularizador de nuestra Asociación, a fin de abordar la problemática con la seriedad y responsabilidad que amerita”.

La semana anterior el gremio de árbitros del Sadra tomó una medida de fuerza por la agresión sufrida por su afiliado, Claudio Elichiri, cuando fue atacado por directivos, jugadores e hinchas del Club Sarmiento de Ayacucho, en ocasión del partido por el Federal B ante Sansinena de General Cerri, ambos equipos de la provincia de Buenos Aires, pero el Ministerio de Trabajo intervino y decretó la conciliación obligatoria hasta el 29 de diciembre. Tanto un paro como otro no atacan frontalmente el tema de la violencia en el fútbol.

Fuente: Télam

@lostribuneros