Juventus pintaba para golear y terminó arrugando

14

Los octavos de final de la UEFA Champions League comenzó lleno de emociones; Juventus y Tottenham Hotspur terminaron en un emocionante empata a dos. El “Pipita” Higuaín marcó un doblete y erró un penal..

El Allianz Stadium de Turín con 41 mil aficionados en las graderías fue testigo del 2-2 entre Juventus y el Tottenham Hotspur de Inglaterra, válido por la ida de los octavos.

De entrada nomás los locales pusieron la primera emoción cuando tras una jugada elaborada, proveniente de un tiro libre lejano al área, tocaron rápido para un Higuaín que agarró fríos y distraídos a sus rivales, y definió sin piedad. Iba apenas un minuto de juego.

Pero, Juventus estaba para golear y lo dejó en claro minutos después cuando Filippo Bernardeschi entró al área a todo vapor y fue derribado. El referí alemán Félix Brych no dudó en cobrar penal. Gonzalo Higuaín tomó la responsabilidad, remató fuerte y esquinado, tan bien tirado, que el arquero inglés -que intuyó hacia donde iba remate- llegó a arañarlo.

Juventus, cómodo con el 2-0 se preparaba para golear e ir tranquilo a Wembley en busca del pasaje a cuartos de final, sin embargo, los ingleses no se achicaban pese a la diferencia e intentaron, incluso, el veterano Gianluigi Buffon sacó una pelota increíble producto de un cabezazo a quemarropas de Eric Dier.

Tottenham jugó bizarramente, no dando una pelota por perdida, sitiando al local frente a su área, pero los albinegros encontraron espacios para salir de contra y sembraron el terror en el arco del francés Hugo Lloris.

Inteligente, los Spurs, lograron adelantar al equipo turinés y tras un ataque perfecto, donde encontraron el espacio por la izquierda, el atacante Harry Kane quedó mano a mano con Buffon, lo eludió y descontó. Iban 35′.

Faltaba poco para acabar el primer tiempo cuando el brasileño Douglas Costa, lleno de habilidad, entró con todo al área por el sector izquierdo, siendo derribado por el defensor marfileño Serge Aurier. Turno nuevamente del “Pipita” Higuaín, quien buscó el tercer gol, sabedor de que Lloris casi le ataja el primer tiro, decidió cambiar de palo, solo que su remate se estrelló en la transversal, yendo 2-1 al descanso.

Mauricio Pochettino ajustó tuercas en el entretiempo. Los Spurs recuperaron la calma y siguieron jugando con mucho carácter y ambición, por eso, es que al minuto 71 el danés Christian Eriksen marcó el definitivo 2-2 de tiro libre rastrero de pelota envenenada.

Erik Lamela fue de la partida por el equipo londinense y fue reemplazado al minuto 89 por el brasileño Lucas Moura.

La revancha se jugará el próximo 7 de marzo en Wembley, el empate sin goles o por un tanto clasifica al Tottenham.

@lostribuneros