Fútbol de ascenso: ayer sí, hoy no

Paro de futbolistas, deudas de larguísima data, derechos de TV no definidos, estatuto desobediente a la FIFA. Desorganización, improvisación, negligencia, caos. Es mucho. Pero no parece suficiente el desastre, la vergüenza, la humillación a la que el grandioso fútbol nacional está siendo sometido. Como si todo fuera poco, este sábado la dirigencia del ascenso resolvió borrar con el codo lo escrito con la mano: suspendió los partidos de la Primera B Metropolitana y Primera C, tercera y cuarta categoría argentina respectivamente, cuando el viernes se había establecido jugar con juveniles ante la huelga de Futbolistas Argentinos Agremiados.

Sólo tres horas antes de la fecha, cuando los planteles en muchos casos iban hacia las canchas, se enteraron de la absurda decisión, tan absurda como la de exponer a chicos sin contrato a jugar. Tan absurda como luego quitarles la alegría, hasta eso, de representar a sus colores por primera vez. Peor aún, lo más grave, los clubes hicieron gastos de comida, alojamiento y traslado que nadie le compensará. Porque, además, la AFA es tan inexistente como quienes la manejan, si la manejan realmente. Como si faltaran más disparates, otro que es verdaderamente indignante, con los modestos y luchadores del ascenso.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros