FERGUSON MOVIÓ EL “TABLERO” Y MANCHESTER SE LLEVA EL CLÁSICO

    54

    Manchester United se llevó una sabrosa victoria de Anfield, luego de vencer de atrás al Liverpool por 2-1. Los diablos rojos supieron aprovechar el hombre de más y gracias a los cambios hechos por el entrenador Sir Alex Ferguson, lograron una victoria más que trascendente (Foto: Dylan Martinez/Reuters)

    “Partido vibrante” es el calificativo que tenemos para el clásico entre Liverpool y Manchester United por la jornada 5 de la Premier League, ante 45.000 aficionados apostados en las graderías del estadio Anfield de la ciudad de Liverpool.

    El Liverpool comenzó el partido con todo y dispuesto a llevarse por delante a su rival Manchester United. El uruguayo Luis Suárez comenzó gravitando en el ataque, mientras que el equipo visitante jugaba esperando y trataba de salir de contra.

    La defensa del equipo local era sólida y desconcertaba a los diablos rojos; la presión ejercida desde el vamos por parte del Liverpool comenzaba a dar buenas señales hasta que en el minuto 39, un exceso del mediocampista Shervey los dejó con 10 jugadores en la cancha.

    La falta del jugador en el campo no se sintió en el momento y parecía que el Liverpool no lo iba a sentir por el ritmo en que encaraba el juego. La primera etapa acabó igualada sin goles.

    Para la complementaria el equipo local ingresó con la misma actitud que en la anterior y al minuto el veterano Steve Gerrard puso la ventaja, haciendo delirar a la multitud apostada en las tribunas del Anfield.

    Sir Alex Ferguson, sabedor que su equipo tenía un hombre de más, dejó al rival hacer el desgaste y con cambios hechos en el momento justo y con variantes tácticas, suavemente comenzó a cocinar al adversario.

    El empate no tardó en llegar, luego que el brasileño Rafael marque un gol de antología al minuto 6.

    Con el equilibrio asegurado el equipo visitante se paró bien en el fondo y comenzó a gravitar en el medio campo, iban al ataque con mayor peligro y cuando defendían pasaban poca zozobra. Ajustaron las marcas en el fondo y lograron maniatar al bravo delantero uruguayo Luis Suárez.

    Todo lo tenía dominado el equipo de Manchester y pudo llegar a la victoria desde el punto penal, con una excelente ejecución del neerlandés Van Persie a falta de 9’ para el final.

    Con mucho corazón y poco fútbol Liverpool fue a buscar un heroico empate, pero este no llegó gracias a que los dirigidos por Ferguson eran sólidos atrás.

    Liverpool vive uno de los peores momentos de su larga historia, en cinco jornadas todavía no logró una sola victoria; suma tres derrotas y dos empates, quedando en la zona de descenso directo.

    Manchester United es la antítesis de su rival, quedó segundo con 12 puntos; tres victorias y una derrota.

    Ferguson una vez más, deja en claro que más que un entrenador de fútbol es un ajedrecista porque supo mover las piezas inteligentemente.

    @lostribuneros