Explicaciones de una tarde más negra que albiceleste

34

Una derrota por 6 a 1 de una selección como Argentina, a dos meses y medio del Mundial, merece no sólo replanteo profundo antes de un desastre mayor. Merece una lista de explicaciones que, tal vez, ayuden a entender semejante humillación, más allá de que el vencedor sea España.

Por ejemplo, lo más notorio es la vuelta a la realidad. Argentina no es, ni por asomo, ese equipo que todos llaman candidato. Cómo podría ser así un equipo que perdió hoy 6-1 con España, tercera peor caída histórica, que fue bailado por Nigeria a fin de 2017, por Brasil en las eliminatorias, que cayó con Ecuador y Paraguay y empató con Perú o Venezuela  de local. Pero que hoy sumó todas esas malas actuaciones, mediocres, en una sola. Defensa floja, cada rival que llegó a posición de gol lo hizo muy cómodo. Un arquero, Caballero, que debió entrar por el lesionado Romero, que uno esperaba una tarea soberbia como la del viernes ante Italia, y sin embargo se mostró fácil de batir con cinco goles. Un mediocampo sin contención, donde sólo el Maxi Meza mostró un buen nivel, en cambio Banega no fue el del otro día. Y un Higuaín que, o se cae en los momentos importantes en serio, o tiene alguna maldición arraigada, tal vez la del Mundial 2014 o de las Copas América perdidas con Chile. Hoy volvió a fallar en instantes clave, justo antes de los dos primeros goles españoles.

Sólo pueden emerger de la crítica negativa  Otamendi, de gran momento y con el gol que el otro día se le negó, Tagliafico, de constante andar por la izquierda, Meza y algo de Lo Celso. El resto quedó muy claro. Rojo hacía un año que no estaba, jugó de zaguero. Mascherano, hace rato perdido en la pobre China, folvió a ser flojo. Quedó dicho lo de Higuaín, que nos sigue enamorando más de la cuenta con sus mil goles a equipitos del calcio, como Crotone y demás. Y el técnico Jorge Sampaoli, luego de esta tarde, debería ser más permeable y darse cuenta que ciertos jugadores ya no deben formar parte de la Selección. Si continúa con el capricho de las intocables superestrellas de Europa (no es el único), seguirá muy probablemente por mal camino.

Muchos buscan la explicación de la catástrofe de hoy en la ausencia de Lionel Messi. La Pulga no estuvo en ninguno de los dos amistosos por su lesión en la pierna derecha. Pero si creemos firmemente en que Argentina es sólo Messi, estamos en problemas. Debe haber un plan B urgente, como lo tuvo que haber cuando Maradona no pudo estar. Y esto de pensar que un solo hombre, por más Messi que se apellide, sea el por qué de un 1-6 es muy preocupante. EL 1-6 se explica, si tiene explicación, en un rendimiento pobre de los once y de cada uno de los albicelestes. Messi no es la respuesta de por qué España bailó a la Selección.

Poco podían hacer los nuevos, si encima Sampaoli continúa la mala tradición de llevarlos para ponerlos poco o en mal momento. Lautaro Martínez estaba esperando su oportunidad para demostrar su enorme nivel, mas que el de este gastado Higuaín. El delantero de Racing debió entrar al inicio del segundo tiempo, pero el técnico lo puso a los 14 minutos, cuando ya el partido estaba 1-4 y casi terminado.

Y por si todo lo expuesto fuera poco, el juego fuerte. Se puede entender que el dolor por semejante caída lleve al descontrol. Pero no es buen síntoma, más bien es otro lunar. Algunos jugadores entraron para hacer algo positivo y terminaron pegando y ganándose una tarjeta amarilla, en un encuentro limpio. Pablo Pérez, Meza y Pavón fueron quienes produjeron duras acciones y algún lío entre rivales. Como para cerrar la tarde perfecta.

¿Y ahora? Es la gran pregunta. Barajar y dar de nuevo, es la respuesta. Trabajar, como dijo el pobre Meza apenas terminó el partido. Pero pensar, tarea para Sampaoli, cómo trabajar, qué hacer para torcer semejante panorama. Porque Argentina no es sólo el 1-6 de hoy, es el sufrido 3-1 a ese flojo Ecuador para clasificarse, es esas actuaciones apuntadas. Es varios jugadores en baja. Es un equipo que hoy por hoy debe bajar a la tierra y no considerarse candidato cuando claramente no lo es. Es hacerse de abajo. Urgente, que quedan dos meses y medio para debutar en el Mundial ante Islandia.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros