Atlético eliminó al Bayern y es finalista de la Champions League

El equipo del Cholo Simeone vuelve a meterse en un final europea de élite; cayó en Munich con Bayern pero el gol de visitante lo metió en San Siro; ambos perdieron un penal; irá por un título tan inédito como soñado al Giuseppe Meazza. 

Por Guille Honrubia
es.uefa.com

En un partido tenso en el que los errores se pagaron caros, el Atlético volvió a sacar brillo a su cartel de grande de Europa tras sufrir hasta el último minuto. El Bayern de Múnich se impuso por 2-1, pero los españoles jugarán la final de la UEFA Champions League gracias al gol marcado fuera de casa.

El partido de vuelta fue distinto del de ida ya en las alineaciones. Josep Guardiola introdujo en el once titular a dos balas que reservó en Madrid: Franck Ribéry y Thomas Müller. Además, el catalán apostó por el recuperado Jérôme Boateng (con muy pocos minutos en las piernas tras una baja de varios meses) para el centro de la defensa dejando fuera de la alineación a los españoles Thiago Alcántara y Juan Bernat. Por su parte, Diego Simeone solo hizo el cambio anunciado por todos. Diego Godín entró en el once para ocupar su puesto en el centro de la defensa junto a su compatriota José María Giménez.

Arrancó con brío el cuadro bávaro. Muchos efectivos en ataque, mucha presión sobre la salida del Atlético y con un ambiente imponente detrás generado por la grada del Fussball Arena München. El Atlético se limitaba a achicar balones esperando que el paso de los minutos le permitiese sacudirse la presión del Bayern. Y con este guión fue progresando el partido, con el conjunto alemán martilleando a una defensa rojiblanca que aguantaba de forma sobresaliente las acometidas germanas.

Gabi al cuarto de hora realizó el primer disparo del Atlético desde fuera del área, pero la posesión seguía teniendo como dueño y señor al conjunto local. En el minuto 20 el Bayern creó su primera ocasión realmente clara con un remate de Rober Lewandowski que Jan Oblak rechazó de forma eficaz con su pierna izquierda. El portero esloveno poco a poco iba ganado protagonismo con su sangre fría a la hora de intervenir en el juego, siempre oportuno.

La presión del líder de la Bundesliga también le llevó a forzar muchos saques de esquina en el primer tramo de choque, y tras uno de ellos Ribéry se sacó un disparo envenenado que a punto estuvo de sorprender al de nuevo bien situado portero del Atlético. El asedio no se detenía y Atlético cada vez sufría más para contener a su rival.

Y al final el Bayern obtuvo premio a su esfuerzo. En el minuto 31 una peligrosa falta en la frontal fue aprovechada por Xabi Alonso para abrir el marcador. El español le pegó duro y abajo y el balón tocó en Giménez para despistar a Oblak y poner el 1-0 que igualaba la eliminatoria en el marcador. Una mala noticia para los rojiblancos, que por desgracia para los de Simeone no vino sola. Tan solo tres minutos después el mismo Giménez derribó a Javi Martínez en el área y el árbitro señaló penalti. Sin embargo, Oblak se hizo gigante en el lanzamiento de Müller evitando que el Bayern doblara la ventaja antes del descanso.

En el segundo acto Simeone intentó cambiar el rumbo del partido retirando a Augusto Fernández, muy gris en la primera parte, y sacando a Yannick Carrasco para estirar el equipo y ganar más velocidad en ataque. Pero el Bayern no estaba por la labor de dejar respirar al Atlético y su maquinaría siguió funcionando tan engrasada como en los primeros 45 minutos.

Sin embargo, una salida rápida del Atlético iba a derivar en la locura rojiblanca. Balón largo para Fernando Torres, el madrileño pone un pase en profundidad perfecto para Antoine Griezmann y el francés no falla en el uno contra uno ante Manuel Neuer cuando corría el minuto 54 de choque. La eliminatoria cambiaba radicalmente, al Bayern necesitaba dos goles.

El tanto dejó tocado al conjunto de Guardiola. Perdió el control del choque en los minutos siguientes, dando espacios al Atlético para volver a hacerle daño y Juanfran estuvo cerca de sorprender a Neuer. Pero el Bayern no iba a bajar los brazos tan pronto, poco a poco fue recomponiéndose y adelantando de nuevo sus líneas, y Lewandowski volvió a sacar lo mejor de Oblak en una preciosa jugada colectiva en el minuto 70.

Sin embargo el esloveno no pudo evitar el tanto del polaco en el minuto 74. Pase largo sobre el área del Atlético, Arturo Vidal la deja muerta con un cabezazo tras un impresionante saltó y Lewandowski remacha a puerta vacía dejando la eliminatoria a un gol de distancia para los de Guardiola.

El partido entraba en su último cuarto de hora con la tensión al máximo. El Bayern seguía percutiendo y el Atlético sufriendo jugada tras jugada. A falta de nueve minutos, el ‘Cholo’ retiró a Griezmann para meter más músculo con Thomas Partey, un centinela más para proteger el marco de Oblak.  Y segundos después de la entrada del africano la pelea incansable de Torres tuvo recompensa al forzar un penalti que el propio delantero español no logró transformar ante un Neuer soberbio en su estirada.

Con los nervios ya disparados el partido llegó a un tiempo de descuento agónico. El Atlético aguantó sudando sangre, y su fe y su resistencia le permitirá volver a luchar por el trono de Europa el próximo 28 de mayo en el Giuseppe Meazza.

Fuente: es.UEFA.com

@lostribuneros