Atlético dejó a Peñarol al borde del precipicio

26

La jornada 5 del Grupo 3 parece tener la suerte echada; Atlético venció a Peñarol por 1-0 y se perfila hacia los octavos, mientras que los charrúas dependerán de resultados.

Atlético Tucumán le complicó la Copa Libertadores al viejo Peñarol al vencerlo por la mínima en San Miguel por el Grupo 3, quedando al filo de los octavos de final.

Un partido típicamente copero se jugó en el Jardín de la República entre un peso pesado como lo es Peñarol de Montevideo y un Atlético que viene con todo tras ganarle a The Strongest en la altura.

Mucha pierna fuerte hubo. Fútbol poco vistoso y mucho corazón. El encuentro tuvo a un dueño de casa algo más peligroso que un Peñarol que daba la sensación de que con el empate estaba hecho.

Para peor, los carboneros, se quedaron sin el experimentado Matías Corujo al minuto 42′, quien debió ser reemplazado por Franco Martínez. La oncena del “Ruso” Zielinski aprovechó el envión de victorias sucedidas desde la “gesta” de La Paz, y en una jugada individual de Leandro Díaz al minuto 57, llegó al gol.

El “Leo” Ramos mandó al campo a Cristian Palacios en lugar de Agustín Canobbio y sacó al “Maxi” Rodríguez, que había desperdiciado un gol imposible- y puso en la cancha al ecuatoriano Fidel Martínez.

Sin dudas este partido, válido por la quinta jornada de la zona, no fue para los arqueros, ya que Augusto Batalla, cuidapalos del Decano, fue reemplazado por Alejandro Sánchez al minuto 56′, mientras que el arquero del otro decano, Peñarol, Kevin Dawson, debió soportar como estaba ya que no había cambios, e incluso, lesionado y todo, tuvo buenas intervenciones evitando una derrota mayor.

Atlético está a un punto de la gloria y depende de sí mismo porque alcanzó los nueve puntos y con una unidad que sume en Paraguay ante Libertad se mete en los octavos, habida cuenta, de que el “Gumarelo” encara este jueves a The Strongest en La Paz.

Posiciones:

  1. Libertad 9 +4 pts.
  2. Atlético Tucumán 9
  3. Peñarol 6
  4. The Strongest 3

@lostribuneros