Argentina, no te duermas en el éxito

Es cierto, la clasificación al Mundial de Rusia fue espectacular, el triplete de Messi, el 3-1 a Ecuador en Quito, el barrer con toda la negrura que rodeaba a la Selección. Pero el trabajo no terminó, queda mucho por hacer. Como aquella publicidad política de fines de los 80, Argentina futbolera debe arremangarse, ajustar muchas cosas y no dormirse en el éxito de una noche de primavera.

Los que amamos el fútbol sabemos que esta Selección no anda bien. Porque el gran triunfo eliminatorio, valioso sí, valorable también, no significa el tricampeonato del mundo. NI somos Alemania o Brasil del 70 por haber sellado un pasaje al cual estamos obligados por historia y prestigio. Entonces, con la tranquilidad de la victoria, hay que detenerse a repensar cómo mejorar las tantas cosas mejorables que cuenta este equipo.

Eso no es menospreciar lo que se logró, que bastante grande es. Sí es no creérsela, como nos ha pasado tantas veces. Hay que ajustar funcionamiento, hay que encontrar jugadores en puestos donde hay dudas. Hay que ratificar esta actitud de anoche, que dio vuelta el abismo del 0-1 al 3-1, que no vuelva a suceder esa insoportable displicencia de partidos atrás. Hay que buscar a los mejores hombres y nombres, nada de convocar a apellidos enamoradizos que ya pasaron su chance hace rato, Higuaín, Agüero, Banega, Pastore. Hay que dejar de experimentar con sistemas y sistemas, basta de revolución por revolución, el fútbol es lindo cuando se juega simple.

Hay que, en definitiva, hacer los deberes. El profesor Mundial lo pide. El alumno Argentina debe obedecer y cumplir. Y si cumple, como todo buen alumno, será el abanderado del colegio. El campeón del mundo. El profesor Mundial llama. Entonces, alumno Argentina, a no dormirse y a trabajar.

Diego Martín Yamus.
Diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros