1991: cuando las Corea fueron una sola

67

Por estos días, el acercamiento entre Corea del Norte y Corea del Sur en el marco de los Juegos Olímpicos de Invierno, en Pyeonchang, suelo surcoreano, es una noticia que conmueve no sólo al mundo en general, sino al deportivo. El eqipo de hockey sobre hielo unificado generó mucha emoción y controversias en el ambiente olímpico, pero indudablemente dejó una huella. Pero no es ésta histórica del olimpismo la primera vez que las Coreas, tan enemigas desde décadas, se unen por un objetivo común.

Separadas desde la rendición japonesa luego de la Segunda Guerra Mundial en 1945, las Coreas mantuvieron una hostil rivalidad, especialmente política, que aunque menos alcanzó a la deportiva. Fue por eso que a principios de los años 90, los gobiernos de ambos lados quisieron mostrarse cordiales y generar un mejor clima entre sus pueblos. La postura llegó al fútbol y a la FIFA, que vio con buenos ojos una reunificación, aunque temporaria, de los dos países.

Curiosamente, en noviembre de 1990, ambos equipos Sub 20 habían llegado a la final del Campeonato Asiático en Indonesia, dejando en las semifinales a Siria y Qatar y, como entonces había dos plazas para Asia, clasificándose al Mundial que se disputaría en Portugal. Pero la FIFA decidió consentir la unificación de las dos selecciones en una sola, y así, por única vez hasta hoy, Corea compitió sin preposiciones, ni del Sur ni del Norte, Corea a secas. Más curioso aún fue que al entrar las Coreas como una sola, se abrió una plaza, que se adjudicó Siria, que había vencido a Qatar por el tercer puesto.

Así, Corea a secas fue a Portugal, con 15 futbolistas surcoreanos y sólo tres del norte, y un técnico de cada uno, para ser salomónicos. Integró el Grupo A en Lisboa, fuerte con el dueño de casa, luego campeón, la Argentina de Reinaldo Merlo y la República de Irlanda. Contrariamente a lo esperado, salió airosa y se clasificó para los cuartos de final. El 15 de junio debutó contra la Selección, muy venida a menos, y la venció por 1 a 0 con gol de In Choi Cho a los 88 minutos, con un fuerte tiro de afuera que superó a Leonardo Díaz, en partido arbitrado por el uruguayo Ernesto Filippi. Luego volvió a marcar en la hora para igualarle a Irlanda 1-1 (Choi Chol) y cayó ante Portugal 0-1, terminando segundo detrás de los lusos.

El 22 de junio en Porto le tocó toparse en los cuartos con el otro finalista, el potente Brasil de Roberto Carlos, Luiz Fernando, Marquinhos, Elber y Paulo Nunes. Tras la apertura del talentoso Marquinhos, Choi Chol igualó a los 40 minutos. Pero uno después, Elber desniveló y allí terminó la aventura coreana, ya que en el complemento Djair dos veces y nuevamente Elber arrasaron con las ilusiones asiáticas por 5 a 1 y siguieron rumbo a la final con Portugal, que perderían por penales. Argentina se fue igual que Uruguay en primera ronda, con dos derrotas, un empate, escándalos, expulsados y sanciones de la FIFA para jugar el Mundial siguiente. Corea, en cambio, se fue a su país, donde al llegar cada uno siguió su vida en su parte de tierra. Pero seguramente cada uno de ellos continuó pensando en ese momento de ensueño de una reunificación. Aunque sea, por el fútbol.

Fuentes: Taringa, Wikipedia, RSSSF y FIFA

Aquí el partido que la Corea unificada le ganó a Argentina:

https://www.youtube.com/watch?v=Eifx3vgVbCA

 

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros